Del Libro Preguntas y Respuestas – Pregunta N° 3

LA VIDA EN LA TIERRA

Pregunta N° 3

¿Por qué fue necesario que viniéramos a esta existencia física? ¿No podíamos haber aprendido las mismas lecciones sin necesidad de ser aprisionados y limitados por las densas condiciones del mundo material?

Respuesta: El Nuevo Testamento fue escrito en griego originalmente, y la palabra Logos significa a la vez la palabra y el pensamiento que a la palabra precede, así que, cuando San Juan nos habla, en el primer capítulo de su evangelio, de que “En el principio fue el verbo, y el verbo era con Dios y el verbo era Dios”, podemos también traducir ese versículo así: “En el principio fue el pensamiento, y el verbo era con Dios y Dios era el verbo”. Todo existe en virtud de ese hecho (la palabra). En ella está la “vida”.


Todo cuanto existe en el universo fue primeramente un pensamiento; ese pensamiento manifestándose entonces como una palabra, un sonido, que hizo todas las formas, manifestándose como la vida que anima a esas formas. Ese es el proceso de la creación, y el hombre, que fue hecho a imagen de Dios, crea en la misma forma hasta cierto punto. Tiene la capacidad de pensar, puede vocalizar sus pensamientos y, en esa forma, puede asegurarse la ayuda de los demás para realizar su pensamiento, cuando no es capaz de realizarlo el solo.

Pero, vendrá un tiempo, en el que podrá crear directamente por medio de la palabra de sus labios, y ahora está aprendiendo a crear por otros medios, así que, cuando a su debido tiempo, pueda emplear su palabra, para crear directamente, sabrá cómo hacerlo. Ese ejercitamiento es absolutamente necesario. Actualmente cometería muchos errores. Y, además, como no es bueno todavía, produciría creaciones demoníacas.

En sus primeros pasos, el hombre empleó los sólidas; la fuerza muscular era su único medio para realizar una obra, y los primeros instrumentos con que armó su brazo, fueron huesos y piedras, convenientemente afilados. Más tarde, se confió por vez primera a las aguas -un líquido- y la rueda de agua fue su primera maquinaria. El líquido es mucho más fuerte que el sólido. Una ola puede deshacer la obra muerta de un barco, echar abajo sus mástiles y torcer una barra de hierro como si fuera un alambre; pero la energía del agua es una fuerza estacionaria y, por lo tanto, limita su trabajo a la inmediata vecindad. Cuando el hombre comenzó a emplear la fuerza aún más sutil del aire, le fue posible levantar molinos de viento en cualquier parte del mundo, y hacer barcos de vela que pusieran en comunicación unas partes con otras. Así que, el nuevo paso del hombre en el camino de su desarrollo, lo efectuó mediante el empleo de una fuerza aún más sutil que el agua y más universalmente aplicable que ese elemento. Pero el viento es inestable y no se puede confiar en él; por consiguiente, el progreso de la civilización humana, adquirido por su intermedio, es insignificante si se lo compara con el realizado mediante un gas aun más sutil, el vapor, pues este puede producirse en cualquier momento y en todas partes, y el progreso del mundo ha sido enorme desde su descubrimiento. Hay, no obstante, un serio inconveniente u obstáculo a su utilidad, y
es que el vapor necesita una complicada maquinaria. Este obstáculo queda eliminado
prácticamente mediante el empleo de una fuerza aún más sutil, más fácilmente transmisible: la electricidad, que es invisible e intangible.
Así que, podemos ver, que el progreso del hombre en el pasado ha dependido de la utilización de fuerzas de creciente sutilidad, siendo cada fuerza de la escala más fácilmente transmisible que la anterior, y podemos deducir sencillamente que el progreso futuro depende del descubrimiento de fuerzas aun más sutiles, transmisibles con mayor facilidad. Sabemos que lo que llamamos radiotelegrafía no necesita el empleo de alambres, pero, hasta ese sistema, no es ideal, pues depende de la energía generada en una estación central, la que es estacionaria. Esto requiere el empleo de maquinaria muy costosa y está, por consiguiente, fuera del alcance de la mayoría. La fuerza ideal sería un poder que el hombre pudiera generar dentro de sí mismo en cualquier momento, sin necesidad de maquinaria.

Hace algunas décadas, Julio Verne nos distrajo evocando ante nuestra imaginación los
submarinos y la vuelta al mundo en ochenta días, etc. Hoy en día, las cosas que él escribió, se han convertido en realidades que hasta han sobrepasado a la imaginación del autor, y el día llegará en el que podremos usar un poder semejante al que hemos mencionado más arriba.


Bulwer Lytton, en su obra La Raza Futura nos habla de una fuerza llamada Vril, que poseían ciertos seres imaginarios, mediante la cual podían moverse sobre la tierra o el aire y hacer otras muchas cosas. Esa fuerza está latente en cada uno de nosotros, y algunas veces hablamos de ella llamándola emoción. Vemos su poder inmenso en ciertas ocasiones, como en la ira, y entonces decimos que el “hombre ha perdido la cabeza”. Ninguna tarea cansa tanto al cuerpo físico como dejarse llevar por un acceso de ira. Generalmente, en nuestros tiempos, esa enorme fuerza duerme, y es muy conveniente que permanezca así, hasta que hayamos aprendido a dirigirla por medio del pensamiento que es una fuerza aun más sutil. Este mundo es la escuela donde se nos enseña a pensar y a sentir correctamente, calificándonos así para el empleo de esas dos sutiles fuerzas: el poder del pensamiento y el poder de la emoción.
Una ilustración dilucidará cómo este mundo llena ese propósito. A un inventor se le ocurre una idea. Esta idea no es todavía un pensamiento, sino sólo un relámpago que aún no ha toma formado pero gradualmente, aquél la visualiza en su mente. Entonces forma mentalmente una máquina, y ante su visión mental esa máquina se le presenta en pleno movimiento, girando todas sus ruedas en ésta o en aquella forma, según sea necesario para ejecutar el trabajo requerido. Luego, el inventor empieza a dibujar los planos de su máquina, y hasta en ese estado de concreción es muy probable que se vea que son necesarias ciertas modificaciones.

Vemos, pues, que las condiciones físicas demuestran al inventor que su pensamiento no era correcto. Cuando construye su máquina con los materiales convenientes, según sea el trabajo que tenga que realizar, se verá que son necesarias nuevas modificaciones. Y quizás puede verse obligado a desechar completamente su primera máquina, y a concebir una nueva.
De esta suerte, las condiciones físicas, concretas, le permiten ver los defectos de su raciocinio; lo obligan a ejecutar las modificaciones necesarias en su pensamiento original, para producir la máquina que deba efectuar un determinado trabajo. Si sólo hubiera habido un Mundo Mental, no sabría que había cometido un error, pero las condiciones físicas, concretas, le demuestran que su pensamiento era incorrecto.
El Mundo Físico enseña al inventor a pensar correctamente, y sus éxitos son las plasmaciones o cuerpos de sus pensamientos exactos.
En todo esfuerzo mercantil, social o filantrópico, obra el mismo principio. Si nuestras ideas concernientes a los diversos asuntos de la vida son inexactas, se corrigen cuando se llevan a la práctica, de suerte que este mundo es una necesidad absoluta para enseñarnos a emplear el poder del pensamiento y del deseo, estando actualmente esas fuerzas muy subyugadas por nuestras condiciones materiales. Pero, conforme pase el tiempo y aprendamos a pensar correctamente más y más, obtendremos finalmente tal poder mental que podremos pensar el pensamiento exacto inmediatamente en todos los casos, sin necesidad de hacer ningún experimento, y podremos también hablar nuestro pensamiento convirtiéndolo en un ser real, en una cosa. Hubo un tiempo en un lejano, lejanísimo pasado, en el que el hombre era todavía
un ser espiritual y las condiciones de la Tierra eran más plásticas. Entonces se le enseñó directamente, por los Dioses, a emplear la palabra como medio de crear, y así obró para formar las plantas y los animales. Se nos dice en la Biblia, que “Dios llevó a los animales ante el hombre y éste les dio nombre”. Este nombre no era simplemente el llamar al león, león, sino que era un proceso creador que dio al hombre poder sobre la cosa nombrada, y únicamente cuando el egoísmo, la crueldad y las pasiones, vinieron, se perdió la palabra de poder de la que hablan los masones. Cuando la santidad haya de nuevo ocupado el lugar de la profanación, se encontrará nuevamente la palabra, convirtiéndose en el poder creador del hombre divino del futuro.

MES SOLAR DE ACUARIO

Puede oír el himno del signo de Acuario interpretado por Violetta Kundert Ranevsky del libro “Songs of Light” de la “Rosicrucian Fellowship”.

Himno de Acuario

MEDITACIÓN PARA EL MES SOLAR DE ACUARIO

El sol en su tránsito anual por el Zodiaco trae a nosotros cada mes las radiaciones de una de las Jerarquías Creadoras, quienes nos ayudan a desarrollar las fuerzas de la Chispa Divina de nuestra alma. Si nos esforzamos concientemente a responder a las notas claves que emiten estas jerarquías, quienes son los grandes Ministros de Dios, esto nos llevará con más rapidez hacia el logro de la salud, gozo, poder y entendimiento. Las lecciones que se nos dan en éste mes son:

ALTRUISMO: El espíritu de servir al prójimo.

COOPERACIÓN: El trabajar en armonía con otros.

AMISTAD: El sentir cariño en el corazón para con todo ser que vive, reteniendo firme en la mente nuestras responsabilidades individuales.

“Si andamos en la luz, como Él está en la Luz, tenemos comunicación los unos con los otros” I Juan 1:7

The Rosicrucian Felowship

Departamento Curativo

Del Libro Preguntas y Respuestas – Pregunta N° 2

LA VIDA EN LA TIERRA

PREGUNTA Nro. 2


Si “Dios hizo al hombre un poco inferior a los Ángeles”, ¿cómo es posible que el hombre llegue a convertirse, en último término, en superior a ellos en el Mundo Espiritual?


Respuesta: Esta pregunta revela un malentendido por parte del preguntante. Nunca se ha dicho eso en las enseñanzas rosacruces, pero sí se ha dicho algo que puede haber sido comprendido así por error de interpretación. El hecho es que la evolución se desarrolla en espiral y por lo tanto jamás se repite el mismo estado o condición. Los Ángeles pertenecen a una corriente evolutiva anterior, y fueron humanos en una encarnación previa de la Tierra, llamada el Período Lunar por los Rosacruces.

Los Arcángeles son la humanidad del Período Solar y los Señores de la Mente, a quienes San Pablo llama “los Poderes de las Tinieblas”, fueron la humanidad del tenebroso Período de Saturno. Nosotros somos la humanidad del cuarto período del actual plan evolutivo de manifestación, el Período Terrestre. Como todos los seres del Universo están progresando, las humanidades de los períodos precedentes han progresado también, así que están ahora en un estado superior a aquel en el que se encontraban cuando eran humanos: ellas son suprahumanas.

Por consiguiente, es perfectamente verídico que Dios hizo al hombre un poco inferior a los ángeles. Pero como todo está en un estado de progresión espiral, es también cierto que nuestra humanidad actual es una humanidad superior y más elevada que la que constituyeron los ángeles: y que éstos fueron una humanidad de orden superior a la de los arcángeles, cuando eran humanos. En el próximo paso llegaremos a un estado análogo al que ocupan actualmente los ángeles, y seremos superiores a lo que ellos son ahora.

Del libro Preguntas y Respuestas -Pregunta N° 1

LA VIDA EN LA TIERRA

PREGUNTA N° 1

Si somos espíritus puros y parte de un Dios omnisciente ¿Por qué fue necesario que
hiciéramos este largo peregrinaje de pecados y dolores a través de la materia?

Respuesta: Al principio de la manifestación, Dios diferencia dentro de Sí Mismo una multitud de inteligencias espirituales potenciales, como las chispas que emite un fuego. Esas inteligencias espirituales eran, pues, llamas o fuegos potenciales, pero no eran aún llamas, porque, aunque dotadas con la omniconciencia de Dios, carecían de la conciencia de sí mismas; siendo potencialmente omnipotentes como Dios, les faltaba el poder dinámico utilizable en cualquier momento, de acuerdo con su voluntad; y con objeto de que se pudieran desarrollar esas cualidades, fue indispensable que pasaran por la materia.

Por lo tanto, durante la involución cada chispa divina fue encerrada en varios vehículos de suficiente densidad como para cerrar el mundo a su conciencia. Entonces, el espíritu interno, no pudiendo estar más en contacto con lo externo, se vuelve y se encuentra a sí mismo. Con la conciencia de sí empieza la lucha del espíritu para libertarse de su prisión y, durante la evolución, los diversos vehículos que el espíritu posee, se espiritualizan convirtiéndose en alma, así que, al final de la manifestación, el espíritu no sólo habrá obtenido la conciencia de sí mismo, sino también poder anímico.


Hay cierta tendencia en muchas personas a creer que todo lo que es, es el resultado de algo anterior, no dejando así lugar alguno para algo original. Los que estudian la vida, hablan solamente de involución y evolución; los que estudian la forma es decir, los científicos modernos, se relacionan con la evolución solamente, pero los más adelantados de entre ellos están empezando ahora a encontrar otro factor, que han llamado epigénesis. Ya en 1757, Gaspar Wolff emitió su Theorea Generationis, en la que se muestra que, en el desarrollo del óvulo, hay una serie de nuevas formaciones, no determinadas por lo ya efectuado, y Haeckel, endosando esa obra, dice que en nuestros días no está justificado llamar “teoría” a la epigénesis, porque es un hecho que puede demostrarse en el caso de las formas inferiores, cuyos cambios son rápidos, lo que puede observarse por medio del microscopio. Desde que se le dio la mente al hombre, ese impulso creador original, la epigénesis, es lo que ha sido la causa de todo nuestro desenvolvimiento. Ciertamente, construimos sobre lo que ya ha sido creado, pero hay además algo nuevo, debido a la actividad del espíritu, y es en esa forma que nos convertimos en creadores, por que si sólo imitáramos lo que ya ha sido hecho por Dios o por los Ángeles, no nos sería nunca posible convertirnos en inteligencias creadoras: seríamos simples imitadores. Y aún cuando cometamos errores, puede decirse que, muy frecuentemente, aprendemos mucho más de nuestros errores que de nuestros éxitos.

El pecado y el sufrimiento de los que habla el preguntante, son meramente el resultado de los errores que hacemos, y su impresión en nuestra conciencia nos obliga a obrar en otros sentidos que encontramos son buenos; es decir, que están en armonía con la Naturaleza. Así que este mundo es una escuela de desenvolvimiento y no un valle de lágrimas en el que hubiéramos sido colocados por un caprichoso Dios. (Véase la pregunta núm. 9.)

Meditación del 6 de enero

Día de Piscis

 El 6 de enero y el mes solar de marzo (desde el 19 de febrero hasta el 20 de marzo) están dedicados a la Jerarquía de Piscis. Esta Jerarquía trabaja para traer a la manifestación el Principio de Unificación de toda la creación. Ralph Waldo Emerson dio una perfecta descripción pisceana: “Lo imperfecto adora a mi propio perfecto. La vida ya no es cosa de jirones y remiendos, sino una unidad divina y gloriosa”.

         Piscis es el último signo antes del nacimiento del nuevo año espiritual, un período de recapitulación y autoexamen. Marca el ocaso de una vida pasada y el alborear de otra nueva.

         El modelo proyectado sobre la Tierra por esta Jerarquía es el del hombre perfecto, creado a imagen y semejanza de Dios y manifestando lo divino dentro de sí mismo. Hombre semejante a Dios es la nota clave de Piscis, como es también el modelo cósmico de Aries. De hecho, el perfeccionamiento del hombre es y ha sido el divino trabajo de las Doce Jerarquías Creadoras desde el comienzo de la evolución humana. Cuando termine, ésta quedará bajo el ministerio de la Jerarquía de Piscis.

         Pedro es el discípulo relacionado con Piscis. Pedro, el inestable, el hombre “oleada” que, tras haber despertado en sí el principio crístico mediante su fe, se convirtió en la roca de la Iniciación sobre la que la iglesia fue fundada.

         El centro corporal doble, relacionado con Piscis, son los pies y, en la raza en general, este centro ha de ser aún despertado. En la visión de Fátima, los niños describieron particularmente las hermosas rosas que florecían sobre las manos y los pies de la Bendita Señora.

         Este cuerpo, hecho a imagen y semejanza de Dios, será luminoso, con estrellas centelleantes o flores, una vez despertados sus centros vitales. Este cuerpo glorificado es el dorado vestido de bodas descrito por San Pablo como el cuerpo celestial glorificado. Fue su visión de este vehículo luminoso en la Memoria de la Naturaleza, lo que le inspiró para declarar con exaltación que “el hombre es un poco inferior a los ángeles” y aún no aparece como deberá ser.

         Se asigna el siguiente pensamiento bíblico simiente para la meditación del 6 de enero y durante el mes de marzo, mientras los ritmos vibratorios de Piscis se difunden en la Tierra:

         Y creó Dios al hombre a Su imagen. Génesis 1:27

         Durante los Doce Días Santos entre la Navidad y la Duodécima Noche, la Tierra está envuelta en la luz del Cristo arcangélico. La fragancia de Su aura trascendente impregna el Planeta de un raro perfume, como una mezcla del hálito de las más puras rosas y los más blancos lirios. Pero la radiante luz y la fragancia curativa son gradualmente absorbidas por la Tierra durante este sagrado intervalo, convirtiéndolo en un período ideal para dirigir el alma por el sendero de la santidad.

Meditación para el 5 de enero

Día de Acuario

El 5 de enero y el mes solar de febrero (desde el 20 de enero hasta el 19 de febrero) están dedicados a la Jerarquía de Acuario. Durante estos dos períodos, esta Jerarquía mantiene sobre la Tierra un modelo cósmico que expresa los ideales de la Paternidad de Dios y de la Hermandad entre los hombres, fundamentos de una amistad que está destinada a expandirse hasta que lo incluya todo y abarque al mundo. Este ideal debería ser conservado en el Sancta Sanctorum del alma, y nunca desfigurado ni mancillado por un pensamiento, palabra o hecho indignos. La misión de Acuario, el divino portador del agua de los cielos, consiste en trabajar para traer todo eso a la manifestación.

         Gracias a la benigna influencia de esta Jerarquía, el amor se convertirá en la fuerza motivadora de todo ser viviente. Ese dichoso día, una Humanidad emancipada mostrará al amor como cumplimiento de la Ley, tal como profetizó San Pablo. En otras palabras: Todas las leyes se basarán en el amor y el amor, a su vez, conducirá al cumplimiento de todas las leyes.

         Acuario es el hogar de los Ángeles, y lo anterior describe apropiadamente la gozosa vida de esos seres celestiales.

         El discípulo relacionado con Acuario es Mateo, el rico publicano y pecador que, cuando oyó la voz del Señor, lo dejó todo y le siguió de buen grado. Renunció a todas las posesiones mundanas por lo que, más tarde, recibió rara compensación en forma de una realización espiritual que halló expresión en el inmortal Evangelio que lleva su nombre, una preciosa herencia para toda la Humanidad.

         Los dos miembros inferiores forman el centro corporal doble, relacionado con Acuario. Son dos columnas del cuerpo-templo humano y deberían ser visualizadas con movimientos coordinados y de forma simétrica.

         El pensamiento bíblico simiente para la meditación del 5 de enero y para el mes solar de febrero es de Juan (15:4):

         Sois mis amigos.

         Si el aspirante se concentra sobre los significados ocultos en estas tres palabras y los mantiene vivos en su conciencia mientras los ritmos de Acuario vibran sobre y a través de la Tierra, grande será su iluminación.

Meditación para el 4 de enero

Día de Capricornio

Capricorrnio

 El 4 de enero y el mes solar de enero (desde el 22 de diciembre hasta el 20 de enero) están dedicados a la Jerarquía de Capricornio. La constituyen los Arcángeles, cuya cabeza es Cristo, y de los que procede el maravilloso poder, mediante el cual, el hombre mortal puede ser elevado a Su semejanza. Es también el signo de los Avatares del mundo.

         El modelo proyectado por la Jerarquía de Capricornio visualiza el inefable momento en que el espíritu de Cristo se manifestará en toda la Humanidad. Pues será entonces cuando nuestro Planeta responderá a su propia nota clave musical, proclamada ya por los ángeles y arcángeles en aquella Noche Santa de hace tiempo, cuando cantaron: “Paz en la Tierra, y buena voluntad hacia los hombres”.

         El discípulo relacionado con Capricornio es Simón, hermano de Santiago y Judas. Aunque Simón estaba unido a su Señor por lazos familiares, fue el más reacio a aceptar la divinidad del Maestro. Pero cuando, finalmente, fue despertado por Cristo, su dedicación fue completa. Su único deseo fue el de servir a su Señor y ni la vida ni la muerte tuvieron otro significado para él aparte de ese ideal.

         El centro corporal doble, relacionado con el signo de Capricornio está situado en las rodillas. En el hombre crístico esos puntos se convertirán en gloriosos remolinos de luz.

         La Epístola a los Gálatas (4:20) proporciona el pensamiento bíblico simiente para la meditación del 4 de enero y el mes solar de Capricornio:

         Que Cristo tome forma en vosotros.

         Los aspirantes deberán meditar sobre este pasaje, hasta que su significado oculto armonice con el ritmo vibratorio al que la Jerarquía de Capricornio está sincronizando la Tierra.

Meditación para el 2 de enero

Día de Escorpio

Escorpio

 El día 2 de enero y el mes solar de noviembre (desde el 24 de octubre hasta el 23 de noviembre) están dedicados a la Jerarquía de Escorpio. El modelo cósmico que esta Jerarquía trabaja por establecer en la Tierra es la consecución, mediante la transmutación de la materia en espíritu. Por ese proceso, las esencias sublimadas de la mente y del cuerpo, se funden con las fuerzas del espíritu.

         Juan el amado es el discípulo correlacionado con Escorpio. Transmutación fue la nota clave de su vida. Progresó tanto en la ciencia divina de transmutar la materia en espíritu, que nunca conoció la muerte.

         El centro físico correlacionado con Escorpio es el sistema reproductor. En un aspirante formal, éste se convierte en un centro de transmutación. Como se ha dicho, hay una íntima relación entre Judas (personalidad) y Juan (espíritu). Judas debe morir para que Juan reine.

         Hay también una fuerte conexión entre el corazón (Leo) y el aparato reproductor (Escorpio). Mientras domina la personalidad, el primero está dominado por el segundo. Cuando la personalidad ha sido exaltada a la categoría de individualidad espiritualizada, es el corazón quien gobierna. En el cuerpo del hombre, la porción humana se ha transmutado en amor divino.

         “Bienaventurados los puros de corazón porque ellos verán a Dios”. (Mateo 5:8).

         Este es el pensamiento bíblico simiente para la meditación del 2 de enero y para el mes solar de noviembre. El aspirante debe concentrarse en su profundo significado el segundo día de cada año y mientras los ritmos vibratorios de Escorpio inundan la Tierra.

Meditación para el 1 de enero

Día de Libra

Libra

 El día 1 de enero y el mes solar de octubre (desde el 23 de septiembre hasta el 24 de octubre) están dedicados a la Jerarquía de Libra. El modelo cósmico mantenido por esta Jerarquía es el hermoso mundo. Su impronta se ve en cada paisaje, cada árbol, cada arbusto y cada planta, en cada forma de los varios reinos de la naturaleza. La belleza y la armonía son características de Libra. De ahí que, todo lo que cae bajo la influencia de este signo celestial, exprese estos divinos atributos. Cuando la Humanidad reciba más completamente sus influencias, la pobreza, la enfermedad, la discordia y el dolor serán abolidos.

         El discípulo correlacionado con Libra es Judas Tadeo. Este discípulo fue el ministro de lo hermoso. Y como devoto de lo hermoso, fueron muchas, e importantes en resultados, las obras que realizó.

         El centro del cuerpo humano correlacionado con Libra se encuentra en las cápsulas suprarrenales. Estas glándulas, cuando funcionan correctamente, dan lugar a un equilibrio físico y psicológico total en cada órgano y sus procesos.

         El pensamiento bíblico simiente para la meditación del 1 de enero y para el mes solar de octubre se halla en Juan 8:32:

         “Conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres”.

         Grandes son los significados ocultos de este pasaje. El aspirante debe meditar sobre ellos el 1 de enero y cada día mientras los ritmos vibratorios de Libra están enfocados sobre la Tierra.