Meditación del 28 de diciembre, día de Géminis

 El 28 de diciembre y el mes solar de junio están dedicados a la Jerarquía de Géminis. El modelo cósmico para la Tierra, proyectado por esta Jerarquía, es el de una gran paz, una paz que sobrepasa toda comprensión y que será la herencia de la futura raza crística.

         Las características que deben cultivarse durante el período de Géminis son las mismas paz y equilibrio que había alcanzado San Pablo y que le permitieron decir: “Ninguna de estas cosas (del mundo exterior) me conmueve”. Así canta el salmista los atributos de Géminis:

         “En verdes praderas me hace recostar; me conduce hacia fuentes tranquilas”.

         Géminis rige las manos. Éstas deben ser visualizadas como centros floridos, fragantes, luminosos, dotados de preciosos dones de curación y otorgando bendiciones.

         El discípulo correlacionado con Géminis es Tomás. Tan íntimamente se identificó con Cristo que sus dudas, naturales en una mente mortal, fueron trascendidas mediante una dinámica realización de los poderes crísticos latentes en su interior. Muchos y maravillosos fueron los milagros que realizó tras esta transformación.

         El pensamiento bíblico simiente para la meditación del 28 de diciembre y durante el mes solar de junio (desde el 22 de mayo hasta el 22 de junio) es:

         “Rendíos y conoced que yo soy Dios”. (Salmos 46:11).

         Los estudiantes deben meditar sobre los significados ocultos de este pasaje durante todo el período en el que el ritmo vibratorio de Géminis impregna el planeta Tierra.