Meditación para el 2 de enero

Día de Escorpio

Escorpio

 El día 2 de enero y el mes solar de noviembre (desde el 24 de octubre hasta el 23 de noviembre) están dedicados a la Jerarquía de Escorpio. El modelo cósmico que esta Jerarquía trabaja por establecer en la Tierra es la consecución, mediante la transmutación de la materia en espíritu. Por ese proceso, las esencias sublimadas de la mente y del cuerpo, se funden con las fuerzas del espíritu.

         Juan el amado es el discípulo correlacionado con Escorpio. Transmutación fue la nota clave de su vida. Progresó tanto en la ciencia divina de transmutar la materia en espíritu, que nunca conoció la muerte.

         El centro físico correlacionado con Escorpio es el sistema reproductor. En un aspirante formal, éste se convierte en un centro de transmutación. Como se ha dicho, hay una íntima relación entre Judas (personalidad) y Juan (espíritu). Judas debe morir para que Juan reine.

         Hay también una fuerte conexión entre el corazón (Leo) y el aparato reproductor (Escorpio). Mientras domina la personalidad, el primero está dominado por el segundo. Cuando la personalidad ha sido exaltada a la categoría de individualidad espiritualizada, es el corazón quien gobierna. En el cuerpo del hombre, la porción humana se ha transmutado en amor divino.

         “Bienaventurados los puros de corazón porque ellos verán a Dios”. (Mateo 5:8).

         Este es el pensamiento bíblico simiente para la meditación del 2 de enero y para el mes solar de noviembre. El aspirante debe concentrarse en su profundo significado el segundo día de cada año y mientras los ritmos vibratorios de Escorpio inundan la Tierra.