Meditación del 6 de enero

Día de Piscis

 El 6 de enero y el mes solar de marzo (desde el 19 de febrero hasta el 20 de marzo) están dedicados a la Jerarquía de Piscis. Esta Jerarquía trabaja para traer a la manifestación el Principio de Unificación de toda la creación. Ralph Waldo Emerson dio una perfecta descripción pisceana: “Lo imperfecto adora a mi propio perfecto. La vida ya no es cosa de jirones y remiendos, sino una unidad divina y gloriosa”.

         Piscis es el último signo antes del nacimiento del nuevo año espiritual, un período de recapitulación y autoexamen. Marca el ocaso de una vida pasada y el alborear de otra nueva.

         El modelo proyectado sobre la Tierra por esta Jerarquía es el del hombre perfecto, creado a imagen y semejanza de Dios y manifestando lo divino dentro de sí mismo. Hombre semejante a Dios es la nota clave de Piscis, como es también el modelo cósmico de Aries. De hecho, el perfeccionamiento del hombre es y ha sido el divino trabajo de las Doce Jerarquías Creadoras desde el comienzo de la evolución humana. Cuando termine, ésta quedará bajo el ministerio de la Jerarquía de Piscis.

         Pedro es el discípulo relacionado con Piscis. Pedro, el inestable, el hombre “oleada” que, tras haber despertado en sí el principio crístico mediante su fe, se convirtió en la roca de la Iniciación sobre la que la iglesia fue fundada.

         El centro corporal doble, relacionado con Piscis, son los pies y, en la raza en general, este centro ha de ser aún despertado. En la visión de Fátima, los niños describieron particularmente las hermosas rosas que florecían sobre las manos y los pies de la Bendita Señora.

         Este cuerpo, hecho a imagen y semejanza de Dios, será luminoso, con estrellas centelleantes o flores, una vez despertados sus centros vitales. Este cuerpo glorificado es el dorado vestido de bodas descrito por San Pablo como el cuerpo celestial glorificado. Fue su visión de este vehículo luminoso en la Memoria de la Naturaleza, lo que le inspiró para declarar con exaltación que “el hombre es un poco inferior a los ángeles” y aún no aparece como deberá ser.

         Se asigna el siguiente pensamiento bíblico simiente para la meditación del 6 de enero y durante el mes de marzo, mientras los ritmos vibratorios de Piscis se difunden en la Tierra:

         Y creó Dios al hombre a Su imagen. Génesis 1:27

         Durante los Doce Días Santos entre la Navidad y la Duodécima Noche, la Tierra está envuelta en la luz del Cristo arcangélico. La fragancia de Su aura trascendente impregna el Planeta de un raro perfume, como una mezcla del hálito de las más puras rosas y los más blancos lirios. Pero la radiante luz y la fragancia curativa son gradualmente absorbidas por la Tierra durante este sagrado intervalo, convirtiéndolo en un período ideal para dirigir el alma por el sendero de la santidad.