Meditación para el 2 de enero

Día de Escorpio

Escorpio

 El día 2 de enero y el mes solar de noviembre (desde el 24 de octubre hasta el 23 de noviembre) están dedicados a la Jerarquía de Escorpio. El modelo cósmico que esta Jerarquía trabaja por establecer en la Tierra es la consecución, mediante la transmutación de la materia en espíritu. Por ese proceso, las esencias sublimadas de la mente y del cuerpo, se funden con las fuerzas del espíritu.

         Juan el amado es el discípulo correlacionado con Escorpio. Transmutación fue la nota clave de su vida. Progresó tanto en la ciencia divina de transmutar la materia en espíritu, que nunca conoció la muerte.

         El centro físico correlacionado con Escorpio es el sistema reproductor. En un aspirante formal, éste se convierte en un centro de transmutación. Como se ha dicho, hay una íntima relación entre Judas (personalidad) y Juan (espíritu). Judas debe morir para que Juan reine.

         Hay también una fuerte conexión entre el corazón (Leo) y el aparato reproductor (Escorpio). Mientras domina la personalidad, el primero está dominado por el segundo. Cuando la personalidad ha sido exaltada a la categoría de individualidad espiritualizada, es el corazón quien gobierna. En el cuerpo del hombre, la porción humana se ha transmutado en amor divino.

         “Bienaventurados los puros de corazón porque ellos verán a Dios”. (Mateo 5:8).

         Este es el pensamiento bíblico simiente para la meditación del 2 de enero y para el mes solar de noviembre. El aspirante debe concentrarse en su profundo significado el segundo día de cada año y mientras los ritmos vibratorios de Escorpio inundan la Tierra.

Meditación para el 1 de enero

Día de Libra

Libra

 El día 1 de enero y el mes solar de octubre (desde el 23 de septiembre hasta el 24 de octubre) están dedicados a la Jerarquía de Libra. El modelo cósmico mantenido por esta Jerarquía es el hermoso mundo. Su impronta se ve en cada paisaje, cada árbol, cada arbusto y cada planta, en cada forma de los varios reinos de la naturaleza. La belleza y la armonía son características de Libra. De ahí que, todo lo que cae bajo la influencia de este signo celestial, exprese estos divinos atributos. Cuando la Humanidad reciba más completamente sus influencias, la pobreza, la enfermedad, la discordia y el dolor serán abolidos.

         El discípulo correlacionado con Libra es Judas Tadeo. Este discípulo fue el ministro de lo hermoso. Y como devoto de lo hermoso, fueron muchas, e importantes en resultados, las obras que realizó.

         El centro del cuerpo humano correlacionado con Libra se encuentra en las cápsulas suprarrenales. Estas glándulas, cuando funcionan correctamente, dan lugar a un equilibrio físico y psicológico total en cada órgano y sus procesos.

         El pensamiento bíblico simiente para la meditación del 1 de enero y para el mes solar de octubre se halla en Juan 8:32:

         “Conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres”.

         Grandes son los significados ocultos de este pasaje. El aspirante debe meditar sobre ellos el 1 de enero y cada día mientras los ritmos vibratorios de Libra están enfocados sobre la Tierra.

Los doce días santos

         Ordinariamente, se cree que el 25 de diciembre, celebrado como la Navidad, concluye el festival espiritual de la estación solsticial del medio invierno. No es cierto. Sólo marca el comienzo o entrada en un período de profunda significación. Este período es el intervalo de doce días entre la Navidad y la Duodécima Noche, días que abarcan el corazón espiritual del año siguiente. Estos doce días han sido denominados, muy acertadamente, “el Santo de los Santos del año”.

         Este trabajo ha sido proyectado para los estudiantes implicados en los Misterios Cristianos, con el fin de asistirles, colocándolos más en armonía con las doce fuerzas zodiacales liberadas sobre la tierra durante ese tiempo.

         Cada DIA Santo se halla bajo la directa supervisión de una de las doce Jerarquías Zodiacales, cada una de las cuales proyecta sobre el Planeta un prototipo de cómo será el mundo cuando el trabajo combinado de todas ellas se complete. Igualmente, los doce discípulos están correlacionados con estos Doce Días Santos, como lo están los doce centros espirituales a través de los que operan las doce fuerzas sobre el cuerpo-templo del hombre.

         El estudiante serio hará, por tanto, uso de este Período Sagrado, visualizando el perfecto trabajo de las Jerarquías a través de los centros internos de su cuerpo con los que aquéllas estén sincronizadas. Si tiene fe y persiste, año tras año, en este elevado empeño, no puede dejar de recibir la justa compensación en forma de gran desarrollo espiritual.

         Desde el tiempo del Solsticio de Invierno, cuando la luz de Cristo penetra en el corazón de la Tierra, el planeta es barrido por poderosas radiaciones solsticiales que continúan, aunque algo reducidas, a lo largo de los Doce Días Santos. Durante este tiempo, las actividades en los planos internos son muchas y maravillosas. La primitiva iglesia cristiana concluía su ministerio esotérico en la mística Noche Duodécima con el Rito del Bautismo, una de sus más elevadas Iniciaciones. Los neófitos modernos, que han obtenido Iluminación, saben que entonces es posible entrar en comunión con seres divinos y con el Señor de la Luz. Fue una experiencia tal la que inspiró el Evangelio de San Juan, frecuentemente conocido como “el Evangelio del Amor”.

         En la oscuridad exterior de la era presente, el hombre ha perdido contacto, hace mucho tiempo, con la Luz de Cristo y con estos días de renovación espiritual. Mediante los dolores del alma, por los que está ahora pasando, está destinado a encontrarlos de nuevo y a convertirlos en una parte esencial de su vida diaria y de su consagración anual. Ojalá la presente obra sirva para tal fin.

26 de diciembre, día de Aries.