El Sermón del Monte


LAS BIENAVENTURANZAS
(Mateo, V 1-12)
  
Y viendo la muchedumbre, subió a un monte;
y sentándose, se acercaron a él sus discípulos. 
Y abriendo su boca, les enseñaba, diciendo:
Bienaventurados los pobres en espíritu:
                        porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados los que lloran:
                        porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los mansos:
                        porque ellos heredarán la tierra.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia:
                       porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos:
                      porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de corazón:
                      porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los pacíficos:
                      porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia:
                      porque de ellos es el reino de los cielos.
Bienaventurados seréis cuando os vituperaren y os persiguieren, 
   y dijeren de vosotros todo mal por mi causa, mintiendo. 
Gozaos y alegraos;
                      porque vuestra merced es grande en los cielos; 
                      que así persiguieron a los profetas que fueron antes que                                    vosotros.