Conferencia dictada el domingo 26 de octubre de 2008

 

 

 

FRATERNIDAD ROSACRUZ DEL PARAGUAY

 

 

TEMA

 

LA AUTOESTIMA Y EL EXITO”

 

 

 

 

 

DISERTANTE: DON JOSE OCAMPOS V.

 

 

 

 

 

Queridas hermanas, queridos hermanos:

 

Me ha sido asignado el tema: “La autoestima y el éxito”.  Espero cumplir adecuadamente con el cometido, ayudado por la generosidad de vuestra paciencia y buena voluntad.

 

El concepto de uno mismo es semejante a un par de lentes a través de los cuales se contempla la realidad. Basándonos en lo que vemos a través de dichos lentes, escogemos el comportamiento que consideramos apropiado para una situación particular.

 

Si nuestros lentes distorsionan la mencionada situación, la conducta que elijamos no armonizará con la verdad. Cuanto más saludable sea el concepto que se tiene de uno mismo, tanto más apropiado será el comportamiento con el que responda.

 

Si se ve a sí mismo como fracasado, encontrará algún modo de fracasar, sin importar cuánto desee el triunfo.  Por  otro lado, si se considera apto y capaz, hará frente a la vida con más optimismo y rendirá casi al máximo.

 

Sea cual sea su opinión de sí mismo en la que decida concentrarse, ésta se convertirá en el ingrediente clave del éxito y de la felicidad o del fracaso que encuentre en su vida.

 

Si el hombre no quiere verse a sí mismo, establecer contacto consigo mismo, valorarse y relacionarse con todo lo que le rodea, tendrá entonces que prepararse para ser testigo de su propia desilusión.

 

La experiencia de ver y apreciar toda nuestra persona da un sentimiento de plenitud de vida.  Y esto es muy distinto de lo que para muchos es vivir; muy distinto de fingir ser lo que no se es.

 

Para que se dé el amor total como experiencia y no como emoción, es necesario conocer todas nuestras capacidades y limitaciones, para así asumir el riesgo y quererse como se es y no como se quisiera ser o como los demás quisieran que fuéramos.

 

 

 

¿QUÉ ES LA AUTOESTIMA?

 

Es la fe que cada persona tiene en sí misma.  Es la percepción del propio valor, habilidades y logros, la visión positiva o negativa que se tiene de uno mismo.

 

La autoestima va conformándose desde la más temprana edad, a partir de los mensajes que explícita o encubiertamente recibimos del entorno (padres, tíos, maestros, abuelos y amigos). Estas imágenes y sentimientos van transformándose en función de la interpretación personal que hacemos de la información que seguimos recibiendo en el transcurso de nuestra vida.

 

 

¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DE LA AUTOESTIMA?

 

Sólo los humanos tenemos el poder de contemplar nuestras cualidades o carencias, nuestras acciones y nuestra propia vida; somos los únicos seres vivientes con el privilegio de la conciencia.

 

Reconocer la importancia de la individualidad e irrepetibilidad de cada uno de nosotros es quizá la habilidad para la vida más importante y sobre la cual se estructuran todas las demás.

 

Cuando uno se conoce, es decir, cuando sabe lo que puede hacer con mayor o menor facilidad, cuando se acepta a sí mismo con sus defectos y virtudes, puede aceptar a los demás tal cual son.

 

Hay personas que constantemente tratan de demostrar que son fuertes, que no tienen mucho miedo, que no les importa lo que opinan los demás, se muestran como muy atrevidas. Estas personas probablemente tienen en realidad, una baja autoestima y tratan de ocultarlo así.

 

La AUTOESTIMA POSITIVA, produce seguridad en uno mismo y esto influye en el comportamiento. Lograr una autoestima positiva implica un proceso de crecimiento personal.

 

 

¿COMO SE FORMA LA AUTOESTIMA?

 

El sentimiento de la propia autoestima, del auto concepto, que puede ser positivo o negativo, real o irreal, comienza a formarse a través de los demás, de lo que las otras personas piensan, sienten y expresan de uno.  Por ejemplo, cuando una madre ama a su hijo, éste percibe ese amor en la sonrisa, en los cuidados, en las palabras. Este niño entonces se siente amado y cree que es merecedor de ese amor.

 

Cuando va a la escuela, al realizar la tarea se lo felicita y sabe que lo hizo bien; que es capaz de hacer bien las cosas.

 

Puede darse también el caso contrario: el niño o la niña no recibe toda la atención que necesita, su esfuerzo no se valora; entonces poco a poco cree y siente que vale poco, que no es digno de amor.

 

Debe entenderse entonces que el punto de referencia del niño para formar su propio concepto y su estima es la opinión y los valores de los adultos (padres, profesores, hermanos).

 

 

EL AUTOCONOCIMIENTO. LA BASE DE LA AUTOESTIMA.

 

El auto conocimiento es resultado de un proceso reflexivo mediante el cual la persona adquiere noción de su personalidad, de sus cualidades y características.

 

Como todo proceso, tiene diversas fases como: auto percepción, auto observación, memoria autobiográfica, autoestima, auto adaptación.

 

El auto conocimiento está  basado en aprender  a querernos y  a conocernos a nosotros mismos.  Es el conocimiento propio; supone la madurez de conocer cualidades, defectos y apoyarse en los primeros y luchar contra los segundo.

 

 

¿POR  QUÉ  ES IMPORTANTE  LOGRAR EL AUTOCONOCIMIENTO?

 

Es la tarea más importante que hay que realizar antes de emprender cualquier actividad y antes de intentar conocer a las demás personas. En muchas ocasiones las personas se preguntan:

 

¿Por qué habré dicho o hecho, tal o cual cosa?

¿Quién soy realmente, lo que hago, lo que pienso o lo que siento?

 

En ocasiones llegan al pensamiento ideas que asustan o avergüenzan y que no se desean compartir.  Todo esto puede parecer muy contradictorio. Sin embargo, es bueno tratar de escuchar la voz interior y aceptar que hay muchos elementos que agradan y otros que no.

 

No se deben rechazar los elementos negativos, sino analizarlos y tratar de mejorarlos.

 

Cuando se avanza en el proceso del propio conocimiento, se puede también lograr mayor respeto, control y autoestima.

 

 

EL AUTORRESPETO

 

Algunas personas desean que los demás las respeten, que les den su lugar, pero tal vez, sin darse cuenta, ellas mismas no creen que sean dignas o merecedoras de ese respeto.  El respeto por uno mismo se basa en el conocimiento y aceptación de las propias limitaciones y posibilidades.

 

Cuando una persona conoce y comprende los motivos que lo llevan a actuar de una manera determinada, es capaz de respetarse y lograr el respeto de los demás.

 

 

 

EL AUTOCONTROL

 

El conocimiento y el auto respeto conducen al propio control. Uno mismo es capaz de controlar sus impulsos, de postergar ciertas acciones para mejores ocasiones, es capaz de adaptarse a diferentes situaciones y lograr así ser mejor persona. No se trata de dejarse llevar o hacer todo lo que los demás dicen.

 

Por ejemplo: una joven que sabe que al tomar bebidas alcohólicas en una fiesta hace que ella hable de más, se ponga agresiva o llorona, que al día siguiente le dolerá la cabeza, tenga problemas con los padres, su novio o en el colegio y luego se arrepienta... se sienta mal y aún así toma.... significa que no se auto controla, que no tiene mucho respeto por sí misma.

 

 

El auto conocimiento es el paso previo y fundamental para lograr la autoestima, el auto respeto y el autocontrol.  No se puede amar, respetar ni controlar lo que no se conoce.  No puede haber autoestima sin auto conocimiento.

 

 

El auto conocimiento es el propio conocimiento, profundo y sincero, sin disculpas.  Es conocer tanto los aspectos positivos como los negativos. Es un proceso lento que lleva a una persona a ser conciente de sus necesidades, limitaciones, temores y alegrías.

 

 

 

 

 

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA

 

*Procura cuidar cada día, la persona que hay en . Si no te preocupas de ti mismo, ¿quién lo va a hacer?

 

* Cuando otros te critiquen, escucha atentamente. Examina si te están proporcionando una información útil o si hablan movidos por sus propios temores y necesidades.  Actúa en consecuencia.

 

 

*Si has cometido algún error, trata de enmendarlo.  Si otra persona ha resultado perjudicada, pídele perdón y, si es el caso... compénsala.

 

 

*Cuando tengas demasiado trabajo, no malgastes tu energía agobiándote por las cosas pendientes que tienes. Establece prioridades y confía en tu capacidad.

 

 

*Cuando te des cuenta de que tu  comportamiento no es razonable, haz un paseo y cambia de ambiente. Intenta solucionar lo que pasa y trata de empezar de nuevo.

 

 

*Cuando trabajes demasiado duro o durante muchas horas, considera si es realmente necesario. Puede haber algunos sentimientos: tristeza, enfado, rencor, miedo... que estás intentando evitar.

 

 

*Cuando alguien solicite tu atención y no puedas atenderlo en ese preciso momento, no te sientas culpable por decir “no”. Puedes ser igualmente atento reconociendo tus propias limitaciones. “No” también puede ser una respuesta amable.

 

 

*Cuando tengas que hacer algo que te cueste, sé amable y comprensivo contigo mismo. Si realmente debes hacerlo... hazlo; luego recompensa tu esfuerzo en una forma especial y sencilla.

 

 

*Cuando estés inquieto, descontento o irritable... sal de tu rutina... Sé tu propio amigo, busca un tiempo para estar solo y procura tomarte la vida con menos seriedad.  Haz un paseo todos los días, relájate, y realiza alguna actividad alegre y recreativa.

 

 

*Asóciate con amigos que sean positivos y que disfruten la vida. Aprende a reír; busca el lado humorístico de la vida y experiméntalo.

 

 

*Cuando una persona o institución rechaza a Dios, se priva de su protección, poder, dirección y liderazgo.  Un país, negocio, familia o individuo sin Dios, tarde o temprano, está destinado a fracasar.

 

 

 

 

¿ES POSIBLE LOGRAR UNA SÓLIDA AUTOESTIMA EN LOS ADULTOS?

 

Algunas personas consideran que la autoestima es quererse a sí mismo.  Otras, que es respetarse o tener éxito, valorarse, conocerse a sí mismo, aceptarse, estimarse y muchas otras respuestas similares. Todas ellas se aproximan a lo que en verdad es.

 

Cada persona necesita poseer sólida autoestima independientemente del sexo, la edad, la religión, el nivel cultural, ya sea estudiante o profesional, empleado o gerente.

 

La verdadera autoestima es: vivir con un sentimiento de bienestar y satisfacción a pesar de la vida que nos toca vivir hoy, de competencias y desafíos... Exige de nosotros todas nuestras potencialidades.

 

 

LA AUTOESTIMA Y EL CAMBIO ¿CUÁL ES NUESTRA OPCIÓN?

 

Podemos cambiar nuestra actitud hacia nosotros mismos y hacia el mundo.

 

Si creyésemos que somos víctimas desvalidas y que para nosotros no hay esperanzas, no habrá, porque construimos nuestra realidad a partir de nuestros pensamientos y sentimientos.

 

Si creyésemos que somos responsables de nuestras experiencias, tendremos la oportunidad de superar y dejar los efectos del pasado.

 

Cada día aprendemos sobre nosotros mismos y el mundo, de modo que es inevitable que enfrentemos retos constantemente.

 

“Vivir es inevitablemente cambiar, y sobre todo... evolucionar”

 

El proceso de maduración es una dinámica que se detiene sólo con la muerte.  Vivir es adecuarse constantemente a nuevas situaciones, a nuevos escenarios, a nuevas relaciones, a nuevas circunstancias, a nuevos retos.

 

 

En un mundo que cambia a una velocidad cada vez mayor, sólo quienes confíen en sí mismo... y enfrenten los cambios con esa confianza, podrán salir adelante.

 

 

 

¿EN QUÉ CONSISTE EL ÉXITO?

 

Deteneos a pensar si acaso la conquista de la meta que habéis elegido os habrá de significar o no el éxito. ¿Qué es lo que constituye el éxito?

 

Si disponéis, por ejemplo de salud y riquezas, más tenéis conflictos con todo el mundo, incluso con vosotros mismos,... no es ciertamente una vida muy exitosa la vuestra.

 

Vana se vuelve nuestra existencia cuando no podemos encontrar en ella la felicidad. “Cuando perdéis vuestra fortuna, habéis perdido poco; cuando perdéis la salud, habéis perdido algo de mayor trascendencia; más cuando perdéis vuestra paz mental y espiritual, entonces habéis perdido en verdad... el mayor tesoro”.

 

El éxito, por lo tanto, debería medirse por el criterio de la felicidad.  Es decir, por nuestra capacidad para permanecer en serena armonía con las leyes del Cosmos.

 

No es posible medir correctamente el éxito aplicando los barómetros mundanos de la riqueza, el prestigio y el poder, ya que ninguno de ellos garantiza la felicidad, salvo que sean empleados en forma correcta. Y para poder hacer un uso correcto de tales dones, debemos poseer “sabiduría”... y  amar a Dios y a todos los hombres”.

 

 

Queridas hermanas y queridos hermanos,

 

“Que  la luz del amor brille en el mundo... y las rosas rojas florezcan en vuestros corazones”