La Gratitud

 Agosto de 2009

Introducción

 

En nuestro día a día en esta maravillosa escuela que es la vida, nos vamos moviendo, interactuando, navegando, relacionando o como quieran llamarlo y utilizamos muchas veces términos, frases o palabras que conllevan un significado mágico, potente y poderoso, quizás sin darnos cuenta, estas son las que llamo: herramientas de evolución: “El Perdón”, “La Gratitud”, “La Fe”, “La Esperanza”, “El amor o caridad” entre otros términos como por ejemplo “Querido Hermano”, “Querido Amigo” o “Amada Esposa” y de tal forma como el escultor toma un mazo en el mundo físico y lo aplica con firmeza empuñando sabiamente un cincel podremos dar forma maravillosa a la piedra para llegar a una extraordinaria escultura, así si empleamos estas herramientas de evolución personalidad, limando nuestras  asperezas, dejando emanar nuestras virtudes y bondades interiores, logrando un perfecto equilibrio con nosotros mismos y con nuestro padre que está en los cielos, siendo felices nosotros y haciendo felices a los demás.

 

Muy por el contrario, si empleamos estas herramientas débilmente y sin el conocimiento profundo que conlleva consigo su uso, los resultados obtenidos evidentemente no serán los más apropiados para nuestro avance evolutivo o elevación de nuestro nivel de consciencia. De vuelta, como en el mundo físico si empleamos incorrectamente las herramientas que mencionamos romperemos la piedra y no llegaremos a la escultural forma que buscamos, de tal manera en los mundos sutiles, si empleamos sin mucho conocimientos estas herramientas, nuestro templo interior y nuestra elevación de consciencia serán retardados y lentos, complicando de esta manera nuestra evolución.

 

En el día de hoy quiero hablarles de una de esas herramientas en particular: “La Gratitud”, de la cual, por demás está decir que no pretenderé dar la verdad absoluta, sino simplemente una exposición básica de lo que significa y que presupone su correcto uso en los mundos sutiles o mundos de las causas y su repercusión en el mundo de la efectos o mundo material de manera a que podamos usarlo para el bien de la humanidad toda.

 

¿Qué es la Gratitud?

 

Según el diccionario de la Real Academia Española tenemos que:

 

Gratitud

(Del lat. gratitūdo).

1. f. Sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera.

 

Analizando brevemente este significado encontramos que no es dar gracias y listo … nos habla de “corresponder a él de alguna manera” es decir nos vemos en la obligación interior y profunda de retribuir, de compensar a aquel que nos propició el beneficio, esta definición la podemos apreciar un poco más extensa en el sitio: Diccionarios y Enciclopedias en Línea donde encontramos que:

 

Gratitud

 

gratitud (del lat. "gratitudo") f. Sentimiento de alguien que recibe un favor, una merced o un servicio, que consiste en estimar éste y sentirse obligado a corresponder a quien se lo ha hecho. Agradecimiento, reconocimiento.

 

La Gratitud en la Filosofía de Santo Tomás de Aquino:

 

Para poder apreciar más profundamente el significado de esta palabra que encierra en si un significado mágico, veremos lo que nos dice Santo  Tomas de Aquino sobre la misma:

 

En la filosofía de Santo Tomás de Aquino y nuestro lenguaje cotidiano encontramos que:

 

"Gracias", "Perdón", "Congratulations", "Danke", "Enhorabuena" y tantas otras formas cotidianas de expresión en los distintos idiomas, encierran en si una profunda enseñanza en orden al conocimiento filosófico del ser humano. Mas allá de un eventual formalismo vacío, hacia donde el uso cotidiano tiende a someterlas, estas expresiones, aparentemente casi sin importancia, marcan su impronta en la realidad humana.


A partir de la discusión metodológico-temática sobre el lenguaje y de la antropología filosófica (en el contexto del clásico Santo Tomás de Aquino), estas fórmulas de convivencia se ponen de manifiesto como una suerte de lenguaje cifrado, a la vez infinitamente sorprendente y sabio. Como lo reafirma Isidoro de Sevilla, sin la etimología no se conoce la realidad, en tanto que con su aporte es posible rescatar, rápidamente, la fuerza expresiva de las palabras:


"Nisi enim nomen scieris, cognitio rerum perit" - Etym.I,7,1.
Y además "Nam dum videris unde ortum est nomen, citius vim eis intellegis" -Etym. I, 29,2. "A menos que conozcas la palabra con que se las nombra, el conocimiento de las cosas se verá muy menguado". "En efecto, en la medida que visualices el origen del nombre, tanto mas rápidamente comprenderás su significación".

 

Cuando la filosofía retoma el lenguaje común, sabe que esta no está cumpliendo un rol secundario, muy por el contrario, por ella accede al centro de la reflexión filosófica. El análisis de las formas cotidianas reviste importancia también desde el punto de vista de la educación, si de verdad pretendemos que esta trascienda el ámbito meramente formal para convertirse en un proceso de autentica autorrealización - mediante el cual la persona accede al contenido y al significado antropológico que se oculta debajo de las formas.

 

"Gracias": Los tres grados de la gratitud.


Habíamos señalado que la limitación del conocimiento humano se refleja en el lenguaje. No podemos expresar qué son las cosas sino en la medida en que no sabemos qué son. Amén de esto que, muchas veces, una palabra pone énfasis desde su origen en uno solo de entre los muchos de los aspectos que ofrece la realidad que describe.

Y puede darse el caso que con el correr del tiempo esta realidad cambie, evolucione sustancialmente, a tal punto que pierda la conexión con el origen de la propia palabra que aún perdura.


No nos debe causar sorpresa el hecho de que en el uso cotidiano las palabras vayan perdiendo transparencia. Decimos "ensalada de arroz" (en Paraguay se llama a la macedonia frutal "Ensalada de frutas", porque implica mezcla) y no advertimos que "ensalada" deriva de sal...

 

Ensalada:

1. f. Hortaliza o conjunto de hortalizas mezcladas, cortadas en trozos y aderezadas con sal, aceite, vinagre y otras cosas.

2. f. Mezcla confusa de cosas sin conexión.

3. f. Composición poética en la cual se incluyen esparcidos versos de otras poesías conocidas.

4. f. Composición lírica en que se emplean a voluntad metros diferentes.

5. f. Cuba. Refresco preparado con agua de limón, hierbabuena y piña.

~ de frutas.

1. f. Mezcla de trozos de distintas frutas, generalmente con su propio zumo o en almíbar.

~ italiana.

1. f. La que se hace con diversas hierbas, y a veces, además, con pechugas de aves, aceitunas, etc.

~ repelada.

1. f. La que se hace con diferentes hierbas, como mastuerzo, pimpinela, hinojo, etc.

~ rusa.

1. f. ensaladilla rusa.

2. f. Mezcla poco armónica de colores.

 


De modo similar hoy en día el "camarero" denota al mozo que sirve una mesa, más que a quien cuida un aposento; y también el "villano" que más que señalar al habitante de la campiña, el campesino, hoy por hoy denota a una persona grosera, carente de urbanidad y cortesía...

 

Villano, na.

(Del b. lat. villanus, y este del lat. villa, casa de campo).

1. adj. Vecino o habitador del estado llano en una villa o aldea, a distinción de noble o hidalgo. U. t. c. s.

2. adj. Rústico o descortés.

3. adj. Ruin, indigno o indecoroso.

4. (Porque tendían a imitar los cantares y bailes rústicos). m. Tañido y baile españoles comunes en los siglos XVI y XVII.

el ~ en su rincón.

1. m. coloq. Hombre muy retirado y poco tratable.

 

En definitiva si esta incompatibilidad no nos causa extrañeza, es porque el lenguaje se ha vuelto opaco para nosotros.


Tomás de Aquino sostiene que la "Gratitud" es una realidad humana compleja - (y eso ya sugiere que su expresión verbal sea en todos los idiomas un tanto fragmentaria: poniéndose énfasis solamente en un aspecto): "La gratitud se compone de diversos grados. El primero encuentra su fundamento en el "reconocimiento" del beneficio recibido. El segundo consiste en alabar y dar gracias; y por último, el tercero, estriba en el acto de "retribuir" el bien recibido de acuerdo a la posibilidad del beneficiado y según las circunstancias más oportunas de tiempo y lugar".


La Gratitud desde el punto de vista cientifico:

 

El libro Thanks! (¡Gracias!) del Dr. Robert Emmons. Emmons es uno de los pilares de la llamada Psicología positiva (el estudio de las emociones sanas y saludables), junto con Martin Seligman, Mihalyi Csikzentmihalyi y unos pocos más.


Robert Emmons reconoce que hasta hace muy poco la gratitud no había sido analizada por psicólogos científicos. En 1998, el autor fue invitado a dar una conferencia sobre “las fuentes clásicas de la fortaleza humana": sabiduría, esperanza, amor, espiritualidad, gratitud y humildad. Aunque su primera opción fue humildad, ya estaba cogida y le tocó la gratitud. Tras esta presentación, inició una investigación sobre la gratitud.

 

¿Cómo se define la “gratitud”? Cuando soy agradecido, me doy cuenta de que ha recibido un regalo, reconozco el valor del regalo y aprecio las intenciones del donante. El beneficio, don, regalo o ganancia puede ser material, emocional o espiritual. La palabra proviene del latín gratia (favor) y de gratus (grato).


La gratitud es más que un sentimiento. Es actitud, consciencia, reconocimiento, aprecio. Es una virtud. El filósofo Martín Heidegger decía “Denken ist Danken” (pensar es agradecer).

Emmons nos cuenta que gracia, gratis y gratitud van juntos. La gracia es un término teológico, entregado inmerecidamente (gratis) que se debe agradecer (gratitud). La gratitud es clave para la felicidad, que correlaciona con mayor productividad, calidad del trabajo, mejores relaciones sociales, más energía, actividad, fluidez, mejor sistema inmunológico, menor stress, etc.


“La vida es el primer regalo, el amor el segundo y el entendimiento el tercero”, escribió la poeta Marge Piercy. “Todos los bienes se ven mejor cuando se ven como regalos”, apuntó el prolífico Chesterton.


¿Cuáles son los principales obstáculos a la gratitud?

 

La negatividad, la incapacidad para la interdependencia (quienes piensan que la gratitud es una emoción humillante), los conflictos psicológicos internos, el pensamiento de comparación (“no pierdas lo que tienes por desear lo que no posees; pues recuerda que lo que ahora tienes un día estuvo entre las cosas que sólo esperabas”, Epícteto), el victimismo, el sufrimiento. Si la gratitud es una emoción, la ingratitud es una acusación. Shakespeare escribió: “Odio la ingratitud más en un hombre que la mentira, la vanidad, el beber en exceso cualquier otro vicio que habita la sangre de mis semejantes”. Desde la perspectiva psicodinámica, hay cuatro motivos inconscientes para la ingratitud: el complejo de inferiordad, la sensación de deuda (por parte del otro), la distorsión neurótica en la mente del beneficiario y la falta de juicio en los motivos del benefactor. Citando de nuevo a Séneca, “ningún otro vicio es tan hostil a la armonía de la raza humana como la ingratitud”. Sin duda, la principal causa de ingratitud es el narcisismo.

Hans Seyle (1907-1982), el mayor experto mundial en stress, escribió que “de todas las emociones, hay una, en mayor medida que las demás, apunta la ausencia o presencia de stress en las relaciones humanas: el sentimiento de gratitud”.


La gratitud no sólo es imprescindible en los buenos momentos. Es aún más necesaria ante las dificultades.



 

El Asombroso Poder de la Gratitud (Wes Hooper)

 

Esta publicación esta diseñada para estar exactamente de acuerdo con lo mejor de los conocimientos del autor, pero no está diseñada para proveer consejos financieros o psicológicos, o para sustituir el consejo profesional en estas áreas. El uso de las ideas que aquí se proveen no garantiza ningún resultado específico en el área psicológica o financiera. Tus resultados van a depender de tus circunstancias, aplicación, esfuerzo y habilidad. 

 

El Eslabón Perdido….

 

Hay una tonelada de información disponible sobre como ser exitoso, tanto en la red cibernética como fuera de está. Estoy seguro de que has escuchado de la necesidad de tener una visión clara, una creencia fuerte, un buen entendimiento del comportamiento humano y los principios de influencia, y destrezas de derechos de autor.

 

Pero, ¿Qué pasa cuando sentimos que estamos haciendo todas esas cosas que están en esos libros y casetes, de acuerdo a lo mejor de nuestra habilidad y no estamos llegando donde queremos llegar? ¿Es posible de que haya un eslabón perdido en nuestro programa de éxito?

 

Por lo que he visto, hay algo muy común que se nos queda fuera. Nos mantenemos tan ocupados que lo descuidamos. Hay también algunos obstáculos mentales que se meten en el medio.

 

Es una idea simple, pero no es siempre fácil, por razones que vamos a cubrir en este libro. ¡Es también una de las cosas que mi mamá me enseñó acerca de la vida que resultó ser cierta!

 

“Wes,” ella dijo, “¡cuando te den algo, da las gracias!”

 

Por supuesto, que hay algo más que eso y mi mamá estaba en lo correcto pero sólo a medias, sin embargo, tenía una buena pista.

 

“Ahora, espera un minuto,” podrías decir. “¡Trabajo hasta la última gota del sudor de mi frente en mi negocio y lo puedo probar! ¿A qué o a quién estoy supuesto a darle ‘gracias’ y por qué?

 

Llegaremos al “quién” más tarde, pero para el “por qué” tenemos que mirar al universo en el cual vivimos. No vivimos en un universo donde las cosas suceden al azar o por casualidad. Vivimos en un universo que funciona por leyes; leyes predecibles, que podemos repetir y entender.

 

El mejor programa que he encontrado sobre estas leyes esta en el libro de Wallace Wattles’ “La ciencia de Hacerse Rico.” En este libro, él dice esto:

 

“Hay una ley de gratitud, y si quieres obtener los resultados que buscas, es absolutamente necesario que observes esta ley.”

 

Ahora, ¿cuál es esta ley de gratitud y cómo funciona? Wattles continúa diciendo que es una aplicación de la ley de causa y efecto:

 

“La ley de gratitud es el principio natural que dice que la acción y la reacción son siempre iguales y en direcciones opuestas.”

 

Esto es lo que él quiere decir – sabemos que a todo lo que ponemos atención y energía emocional, buena o mala, eventualmente se aparece en nuestras vidas. El universo, y nuestra mente subconsciente, no saben distinguir entre lo bueno o lo malo, y tratan al miedo y al entusiasmo exactamente igual. Si estamos poniendo nuestra energía en algo lo estamos estableciendo un orden.

 

Es importante, entonces, poner energía positiva en lo que queremos, no energía negativa (miedo y preocupación) en lo que no queremos.

 

La gratitud es tan importante por que es una energía de pensamiento de alta vibración positiva. ¡Es poderosamente atractiva! Wattles dice que nos conecta con la Fuente:

 

“No puedes ejercer mucho poder sin gratitud ya que es la gratitud lo que te mantiene conectado con el poder. El poder creativo interno nos hace a la imagen de lo cual le prestamos atención. La mente agradecida está constantemente fijada en lo mejor, por lo tanto va a recibir lo mejor.”

 

¿Entiendes lo que él esta diciendo? Si estamos agradecidos por todo, nos estamos enfocando en lo que queremos. Es una forma de asegurarnos que estamos poniendo la mayor cantidad posible de energía positiva en nuestros deseos y no poniendo energía en las dudas y los miedos que no queremos. ¡Esta es la razón por la que casi todos los que enseñan sobre alcanzar metas insisten en que veas tus metas ya logradas, y las agradezcas, ahora! Es una manera poderosa de asegurarte que estas poniendo una fuerte energía en la meta – usando la gratitud.

 

Podrías pensar que como la gratitud es tan importante, todos deberíamos estar conscientes de ello. ¡Pero, lo que he notado es que mucha gente esta en realidad alejando el éxito que quieren sin saberlo, porque están violando esta ley!

 

 

 

 

 

Los 5 errores claves que no le permiten a la gente ser agradecida.

Todos tienen que ver con errores en nuestra forma de pensar y creer y aquí vamos a mostrarte como corregirlos.

 

Vamos a comenzar mirando a la pregunta que Einstein dijo era la más importante y que cada persona debía contestar por si mismo.

 

1.- La pregunta de Einstein….

 

Einstein sugirió que la respuesta a esto era muy importante: “¿Es el Universo receptivo a nuestros deseos?”

 

Pareciera un poco inusual que un científico como Einstein diera a entender que el universo pueda tener una predisposición sobre si llegamos a tener éxito o no. Sin embargo, pienso que él estaba pidiéndonos que decidamos si es que el universo fue diseñado para hacer las cosas fáciles o difíciles para nosotros.

 

En otras palabras, ¿hay suficiente para que alcance para todos?

 

¡El cómo contestamos esta pregunta hace una gran diferencia! Después de todo si hay una provisión limitada de “cosas” y mucha gente las quiere, entonces la vida es difícil. Mucha gente piensa de esta manera. Nosotros lo llamamos pensamiento de “escasez” o de “carencia”. Es difícil ser agradecido cuando no hay suficiente.

 

Esta creencia nos lleva a pensamientos competitivos – la idea de que para conseguir lo que se quiere, tienes que tomarlo de alguien más. Este es un sistema de creencias que estimula el miedo y la preocupación.

 

¿Cuán fácil es para cualquiera ser agradecido cuando él o ella piensan que el universo esta diseñado para hacerles las cosas difíciles? Especialmente cuando sus pensamientos continuamente crean situaciones donde ellos pueden comprobar cuan difícil realmente es todo.

 

Déjame mostrarte cuán abundante el universo realmente es. Ambos, la ciencia y la espiritualidad nos dicen que todo esta hecho de la misma materia original. La ciencia la llama energía. ¿Entonces, cuánto hay disponible para hacer más, de todo eso que necesitamos?

 

Un reciente estudio científico del cosmos sumó todo lo que se pudo encontrar y determinó lo siguiente. ¡Sólo aproximadamente un 4% de la energía disponible ha sido utilizada para crear el universo entero! ¡Aún queda el resto, el 96%, suficiente para hacer 25 universos más! Eso me parece muy abundante, ¿verdad?

 

Entonces, escojamos una manera distinta de pensar. Podemos ver una provisión abundante, en vez de escasez. Podemos escoger crear nuestro éxito, en vez de competir por una provisión limitada. ¡Cuando hacemos esto, cesamos de ser víctimas de las circunstancias y empezamos a recuperar nuestro poder sobre nuestras vidas! Ver el universo de esta forma es el primer paso en la ley de la gratitud.

 

 

2.-No-Resistencia….

 

La no-resistencia es uno de los principios más mal entendidos del éxito, y el no practicarlo mantiene a mucha gente sin sentir gratitud. La no-resistencia es simplemente tomar la actitud mental de que sea lo que sea, es justamente lo que esta siendo, y no luchamos contra ello.

 

La mayoría de nosotros vamos por la vida con tantas creencias en nuestra mente acerca de cómo las cosas que “son” de cierta forma “deberían” ser de alguna otra forma. No me mal interpretes, no hablo de cosas simples como si es que el carro esta bloqueando la salida, en vez de estar en el garaje. Si esta bloqueando la salida, simplemente sal y muévelo.

 

A lo que me estoy refiriendo es a la conducta usual de las personas y las circunstancias sobre las cuales no podemos hacer nada. Nos decimos a nosotros mismos (y a otros), “¡El no debió haber hecho eso!” o “¡El carro no se debió haber dañado aquí mismo!”, o “¡Ella no debió haberme tratado así!”, o “¡Deberíamos haber ganado ese contrato!”

 

¿Suena familiar? Probablemente sí, pues todos lo hemos hecho. Aunque hay un par de cosas que notar acerca de esto.

 

Primero, notemos que estamos discutiendo con la realidad por ser como es. ¿Cuán exitosos podremos ser en esta labor?

 

Segundo, notemos los pensamientos que acompañan esta actitud. Alguien o algo se ha tomado “lo nuestro” (dinero, éxito, amor, respeto) y somos víctimas. Esto es todo basado en el pensamiento de la “no-suficiencia”. ¿Cómo vas a encontrar gratitud en una pila de basura mental como ésta?

 

Entonces es aquí donde la no-resistencia es tan importante. Mantén en mente que la no-resistencia no significa que tienes que ser una alfombra sobre la cual cualquiera se para. Solo significa que no tienes que ponerte a discutir con la realidad. Lo que es, es.

 

En vez de argumentar contra la realidad, aplica una de las leyes universales, la ley de los polos opuestos (o polaridad).

 

Si realmente entiendes esto, tu vida cambiará dramáticamente, entonces, ¡Considéralo cuidadosamente! Todo lo que pasa, simplemente “es”. Como los dos lados de una moneda, tiene ese lado que luce como “malo” y tiene ese lado que luce “bueno”.

 

Tienes la posibilidad de elegir. Como sea que lo llames, es lo que se hace realidad para ti.

 

Así es como aplicas la no-resistencia a cualquier situación. Primero recuérdate a ti mismo que el universo es tu amigo. Hay virtualmente provisión infinita de todo lo que necesitas. Hay siempre suficiente dinero, clientes, tiempo, amor, amigos, etc. Entonces no hay situación que pueda dejarte sin esas cosas por mucho tiempo. No necesitas absolutamente “ese algo”, puedes seguir hacia el próximo.

 

Después, acuérdate que puedes decidir que nombre darle a la situación –buena o mala. Tu sabes que el bien esta allí (y si, sabemos que es a veces difícil ver cuando estamos dentro de la misma situación), pero tú sabes que esta allí.

 

En mi vida, las peores experiencias que he atravesado han probado sin excepción, ser eventualmente los mejores regalos. Ellas fueron maestras, y cada una contenía en si misma, la semilla de algo sorprendentemente bueno para mí. A veces me tomó un largo tiempo encontrarlo, pero siempre estuvo allí.

 

He podido ver que la resistencia (llamar a algo malo) incrementa el sufrimiento y prolonga la experiencia. ¡Poner la energía en la experiencia “mala” solo crea más de la misma! El valor de la no-resistencia es que realmente acelera el proceso y nos lleva a lo bueno más rápido.

 

¡Encuentra entonces el bien en la situación, y se agradecido por ello! Esto redirige la energía a lo que quieres, y es el segundo paso en la ley de la gratitud.

 

3.- No puedo obtener satisfacción

 

Puedes encontrar principios de éxito en todas partes, aun en el “rock ‘n roll” clásico. Aunque, aprendí este concepto de Bob Proctor, no de Mick Jagger, este título de una canción señala a una importante lección sobre la gratitud.

 

Ves, hay una diferencia fundamental entre la felicidad y la satisfacción. Nosotros queremos conseguir ser felices, pero no conseguir satisfacción.

 

La diferencia entre estas dos palabras es un concepto que muchos luchan por entender, primeramente porque ambas palabras se intercambian, por lo menos aquí en los Estados Unidos. Pero, es vital entender la diferencia.

 

La satisfacción implica que hemos aceptado el estatus quo, estamos cómodos con las cosas tal como están. La gente puede estar satisfecha sin estar agradecida, ya que han aceptado las cosas tal cual son, aunque no es lo que verdaderamente quieren.

 

La felicidad, en contraste, implica una cualidad de la mente como lo es el gozo y la gratitud por lo que tenemos y por lo que somos. Es por definición una muy positiva y atractiva energía mental.

 

Mucha gente está satisfecha, pero infeliz. Odio este mugriento trabajo, pero que mas puedo hacer, así es que aquí me quedaré hasta que me retire. ¡Que lástima! ¡Que manera tan pobre de vivir!

 

Satisfacción con el “estatus quo” frena el deseo interno que siempre quiere crecer, expandirse, ser más, tener más y experimentar más. Cuando nos satisfacemos, nos paralizamos, dejamos de crecer y comenzamos a oxidarnos.

 

El lugar a donde quieres llegar es a sentirte feliz y no-satisfecho! En otras palabras, estar emocionado con lo que tienes, alegre y agradecido por tus logros y bendiciones, y al mismo tiempo entusiasmado con tu habilidad de hacer aún algo mejor.

 

Así, que el hombre en el ejemplo antes mencionado mejor dice, “No estoy satisfecho con este trabajo, porque sé que puedo lograr algo mejor. Estoy feliz y agradecido de tenerlo porque me está dando la oportunidad de ganar un salario mientras aprendo, y estoy aprendiendo lo que necesito saber para conseguir el mejor trabajo que realmente deseo.”

 

¿Ves la diferencia? No-satisfecho, pero feliz y agradecido.

 

Cuando Bob Proctor habla de esto, señala que todo progreso en la sociedad y en nuestras vidas individuales surge de la no-satisfacción, la constante búsqueda por un camino mejor. La felicidad, sin embargo, es la habilidad de mirar al presente y verlo como bueno. Si decidimos que nuestra felicidad va a venir en el futuro, entonces no tenemos mucho por lo cual estar agradecidos ahora.

 

Hemos escuchado gente decir, “Cuando consiga el trabajo, el aumento, la relación, la casa, el éxito….entonces seré feliz.”

 

¡Oye, tengo malas noticias para ti! El ahora es el único tiempo que tienes. Si no puedes ser feliz ahora, nunca lo serás.

 

Mira a tu vida y encuentra lo que funciona. Pon tu atención en eso y ve que puedes estar agradecido por eso. Todo el mundo tiene algo por lo cual ser feliz.

 

Sabemos que en lo que nos enfocamos en nuestra vida es lo que crece. Así es que, ¿en que estas enfocado? ¿En lo que tienes o en lo que no tienes? ¿Estás viviendo en el futuro, o en el presente? Cuando estas agradecido por lo que ya tienes, abres un canal para que llegue más.

 

Cuando podemos practicar vivir en el presente y estar agradecidos por lo que tenemos ahora – bendiciendo lo que tenemos – hemos aprendido el tercer paso de la ley de la gratitud.

 

4.- Todo menos esto…

 

Ya estamos muy bien con la ley de la gratitud. Tenemos un universo amigable y abundante, no discutimos con lo que es, encontramos lo bueno en todo, y estamos felices y agradecidos donde quiera que estemos.

 

¿Qué más posiblemente podríamos hacer?

Bien, hay varias pequeñas cosas.

 

Lo siguiente tal vez no te guste. Se que a mí, no me gustó.

 

Me tomó mucho tiempo entender esto. Espero que lo puedas hacer más rápido que yo. Es una sola palabra………….

 

Perdonar.

 

Perdonar a todo aquel que alguna vez te hizo algo y por lo cual aún cargas algún resentimiento.

 

El hombre que te engañó en aquel pacto de negocios. La cuñada que nunca te pagó los $50. La maestra que te dio una “F” que no te merecías. La ex-esposa/o que te arrastró a través de un feo y caro divorcio. Todos. Cualquier cosa.

 

Aquí esta como sabrás si los has perdonado:

 

¿Puedes genuinamente desearle lo mejor? ¿Estás agradecido por ellos?

 

Lo siento, pero el perdón a medias no va a hacer el trabajo. Lo tienes que hacer completamente. El perdón no es algo que haces por otra persona, es algo que haces por ti mismo.

 

Sabes que el resentimiento a largo plazo tiene efectos desagradables en tu cuerpo. Puede aparecer en migrañas, o ataque al corazón, o cáncer. ¿Por qué quieres cargar con eso?

 

Charles Fillmore dice que el primer paso para liberarse de deudas es soltar a todo aquel que nos debe algo! Esto incluye las deudas emocionales que llamamos resentimientos. No podemos recibir lo que no estamos dispuestos a dar.

 

En un universo de causa y efecto cada pensamiento que plantamos viene a nosotros multiplicado. Los resentimientos son bombas que siempre regresan a nosotros de una manera u otra, como un bumerang.

 

Por esta razón, cada área de tu vida donde tú no puedes perdonar o no perdonas, es un bloqueo en el fluir de tu éxito. La única manera de terminar esta obstrucción es estar dispuesto a soltar la persona o situación con gratitud por lo que te han traído.

 

Recuerda que el universo funciona por ley y no al azar. No hay coincidencias en las personas que se aparecen en nuestras vidas. Y como el universo es amigable, ellas no aparecen para castigarnos, sino con frecuencia para enseñarnos.

 

Podemos aplicar la ley de polos opuestos y saber que hay un beneficio, una enseñanza, un regalo, en algún lado de esa experiencia con esa persona. Podemos encontrar ese regalo, si buscamos, pero a veces necesitamos distanciarnos de los eventos para verlos claramente.

 

Después de todo, lo que hicieron no tenía nada que ver con nosotros. Solo tenía que ver con ellos. Cuando lleguemos al punto en que podamos estar agradecidos por ellos, cuando verdaderamente podamos desearles bien, entonces hemos cortado las cadenas de resentimientos que nos amarraban a ellos y somos libres de seguir nuestro camino.

El último paso en el perdonar tiene que ver con nosotros. No hay escapatoria de este paso, porque no podemos darle amor ni apoyo a otros, a menos que primero, no nos lo podamos dar a nosotros mismos.

 

Queremos estar agradecidos por todo. Eso quiere decir perdonarnos por todos los supuestos errores e imperfecciones en nuestra vida. Tenemos que poder amar a la persona en el espejo.

 

 

Don Miguel Ruiz expresa esta idea mucho mejor que yo:

 

“Cuando tú te miras al espejo y odias lo que ves, tú necesitas la adicción para sobrevivir. Si no te gusta el personaje principal en tu historia, entonces todo y todos en la historia se convierten en una pesadilla. Pero, si te aceptas 100%, entonces confías en ti. Y lo que quieras manifestar en el mundo lo lograrás.”

 

Yo puedo decirte basado en mi propia experiencia que sólo comenzar el proceso de perdonar y expresar gratitud por todos en tu vida y en tu pasado es un regalo increíble para ti. Y es el cumplimiento del cuarto paso en la ley de la gratitud.

 

5.- Entra en el fluir

 

De todo lo que hemos estado hablando hasta ahora es de nuestro pensar. Hay una razón para esto – todo lo que vemos en este mundo comienza con un pensamiento! Por años traté de jugar el juego de tratar de cambiar los resultados en mi vida sin cambiar yo mi forma de pensar. Bob Proctor ha llamado a esto el “Ciclo de la perdición.”

 

La única manera en que podemos hacer algún cambio real es comenzando con nuestros pensamientos. El error que algunas personas cometen es que se detienen en ese punto. Sin embargo, el cambio efectivo siempre se ve en nuestras acciones.

 

¿Cómo una persona agradecida, una que ha trabajado a través de los primeros cuatro pasos de la ley de la gratitud, actúa?

 

Es verdaderamente simple – ¡ellos dan!

 

Ellos dan dinero, tiempo, apoyo, estímulo, todo. Porque están agradecidos por lo que tienen, lo regalan. Porque saben que viven en un universo abundante, amigable, un universo de causa y efecto, saben que es a través de dar, que hacen el recibir posible.

Si quieres entender el poder del dar, tienes que mirar a todo lo que tienes, no como cosas, pero como evidencia de una corriente que fluye, como un río de abundancia. Cuando das, estas demostrando tu confianza en esa abundancia y tu gratitud por ella. Estas haciendo espacio para que venga más.

 

¿Sabes cómo le llaman a un lago al cual le entra agua y no le sale? El Mar Muerto.

Al dar con agradecimiento y continuamente, te colocas en el fluir de vida y te conviertes en una entrada y salida para que el universo abundante trabaje justamente a través de ti.

 

Déjame darte unos cuantos ejemplos míos. Estos ilustran el principio de que siempre se nos paga en cualquiera que sea la forma que demos.

 

En mi negocio, como yo trabajo con información, uso libros como regalos. Tengo un amigo en Phoenix quien escribió un librito maravilloso acerca del pensamiento, titulado “As You Wish” (Como Desees). Yo lo vendo en la red en www.HornCreek.com y también ¡he regalado casi 200 copias!

 

También, me gusta el libro que el Dr. Joe Vitale escribió, titulado "Spiritual Marketing" (Mercadeo Espiritual) y compré 100 copias para regalar también.

 

¿Cuál es el resultado? ¡La gente siempre nos esta regalando libros! Antes de irnos de Phoenix, uno de los compañeros de trabajo de mi esposa nos regaló tres cajas grandes de libros y casetes de metafísica, más de 150 artículos.

 

Otro ejemplo – en mis seminarios nunca he dejado que por dinero alguien que esté motivado se quede sin aprender. He hecho esto sin ninguna expectativa de pago- algunos de ellos eventualmente me han pagado, algunos no. No me importa, ya que sé que de cualquier manera regresará a mí.

 

Imaginen mi agrado cuando mi esposa y yo llegamos a la ciudad de Kansas, donde mi ella asiste a la escuela y me enteré que, por ser su esposo puedo asistir y participar en la clase de comunicación oral y todos los eventos y talleres especiales junto con los estudiantes. Eso es tener acceso – gratis – a información por la cual los estudiantes están pagando miles de dólares en matrícula.

 

¿No es eso sorprendente? A nosotros se nos paga con la misma moneda que damos. Así es que si necesitas dinero, da dinero. Si necesitas tiempo da tiempo. Si necesitas libros, ¡dame unos cuantos de libros!

 

Al tomar la acción de dar, demuestras la gratitud por lo que tienes y esto completa el quinto y último paso en la ley de la gratitud.

 

¿Qué es lo siguiente?

 

Ahora, que ya han leído este libro, ¿Están listos para que la ley de la gratitud trabaje para ustedes? Si es así, esto quiere decir que tienen que hacer los cinco pasos, no archivar este libro o perderlo en el disco duro de la computadora.

 

Aquí tienes un ejercicio para que hagas. Yo recomiendo que lo hagas todos los días por el próximo mes para grabar estos nuevos hábitos en tu cerebro.

 

Toma una hoja de papel y llena la hoja con cosas por las cuales estás agradecido. Asegúrate de tener por lo menos 25-30 razones y que tengas unas cuantas de éstas por cada área de tu vida. Incluye tus finanzas, salud, carrera, relaciones, juguetes, recreación y cualquier otra cosa que se te ocurra.

 

Detente aquí y haz esto antes de continuar.

 

¿Cómo te fue? ¿Tuviste algún problema encontrando suficientes razones? Una lista corta significa que hay muchas cosas en tu vida a las cuales no les has aplicado la ley de polos opuestos. Éstas son cosas que no te gustan como son.

 

Esta es la parte dos de este ejercicio. No importa que tantos o que tan pocos tienes en tu primera lista, este ejercicio esta diseñado a revelar áreas donde necesitas aplicar los primeros cuatro pasos de la ley de la gratitud.

 

Toma otra hoja de papel y has otra lista de gratitud con puntos cubriendo todas las áreas de tu vida. Pero, para esta lista comienza por las cosas que no te gustan.

 

Mira a tu jefe con su mala actitud, tu carro que no enciende, tu tormentosa hijastra adolescente, tu ex, los impuestos, el granito en la nariz que no se va, las cuentas de cobro que siguen llegando.

 

Por ejemplo, usando mí lista de ejemplos, podrías esta agradecido de que tienes un carro y un trabajo, por tus destrezas de padre, tu nuevo conocimiento acerca de las relaciones, el ingreso que tienes por el cual pagas impuestos, un cuerpo saludable y los beneficios y servicios que he recibido a cambio de las cuentas de cobro. ¿Entiendes mi punto?

 

Sea lo que sea que no esté bien para ti, comienza con este tipo de cosas, encuentra algo por lo cual estar agradecido y escríbelo. Llena el papel con este tipo de oraciones de gratitud.

 

¡Alto! No Puedes saltarte este ejercicio y continuar.

 

No leas más hasta que no hayas terminado.

 

Ahora, ¿Cómo te fue? ¿Terminaste? Tal vez sentiste mucha resistencia a algunas de las personas o las condiciones en esa lista. Esa resistencia hace difícil que obtengas lo que quieres en la vida.

 

Mira todos los puntos que te molestaron y decide cuál de los primeros cuatro pasos necesita ser aplicados. Trabaja en eso.

 

Algo más que puedes hacer es mantener una lista de todo lo que das. Todos los días encuentra la manera de darle algo a alguien para compartir lo que tienes. Si hay algo de lo cual no tienes suficiente, ¡da eso! Se un dador confiado, valiente, alegre y con entusiasmo, ¡da y observa lo que sucede!

 

Ahora para cubrir un último punto. Al comienzo les dije que contestaría la pregunta de a quién le estás agradecido y porqué.

 

Creo que ya cubrimos la respuesta al “porqué.” La gratitud, como hemos demostrado, es uno de los más poderosos imanes para atraer lo que queremos.

 

Y en cuanto a “quién” estarle agradecido, ya puede que tengas tu respuesta. De hecho, no necesitas a “quién”. Pero, si te gustaría una lista para escoger, te doy una de Wallace Wattles, el autor de “The Science of Getting Rich (La Ciencia de Hacerse Rico).” En este libro, el usa estos nombres y términos como sinónimos.

 

Energía, Poder, Infinito, Poder Creativo, Inteligencia Suprema, Substancia Original, Inteligencia sin Forma, Fuente, Universo, Sustancia Inteligente, Naturaleza, Substancia Viviente, Padre, y por supuesto Dios.

 

Hay muchos otros nombres que puedes usar, así es que selecciona uno que sea grato para ti. Te aseguro que no importa como le llames. ¡Sólo vive agradecido de que vivimos en un universo amistoso!

 

 

 

Conclusión:

 

Una de las claves del respeto, y por consiguiente de la alegría interna y la iluminación, es aprender a ser agradecido y a dar las gracias con gratitud y con una adecuada comprensión.

 

Un acto emanado de la gratitud es siempre beneficioso y bello. No saber dar las gracias no significa fortaleza en lo absoluto, sino debilidad. Una persona prisionera de su descontento cae en estados mentales negativos que le roban su fuerza y su energía.

 

La expresión "gracias" no es una mera frase educada y convencional. Es, por sobre todo, una frase mágica, un encantamiento sagrado, un poderoso mantram trasmitido a todas las personas por los grandes maestros espirituales y sus discípulos más iluminados. Sí, muchas costumbres de la vida que practicamos en forma inconsciente fueron originalmente instituidas por seres de luz que deseaban ayudar a la humanidad. La expresión "gracias" tiene el poder de abrir la conciencia y despertar a la verdadera riqueza.

 

Razón por la cual mis queridos hermanos y hermanas …

 

Muchas, muchas Gracias …

 

 

Y que las Rosas Florezcan en vuestra Cruz …


 

Disertante: Néstor Mena