Fraternidad Rosacruz del Paraguay

LOS UMBRALES INTERIORES

 

Vivimos lo que imaginamos.  Imaginamos bondades y maldades, en consecuencia son nuestras realizaciones, a momentos un paraíso y en otros, un infierno.  Sin embargo, hay una directriz Divina en el interior de cada ser humano, que hace que la vida no sea simplemente un oscilar entre aciertos y errores, sino que gradualmente, extrayendo la quintaesencia de cada acción, permite el despertar de la consciencia, lo que es la causa de la Evolución del Hombre.

Esta directriz en el interior es fuente de vida inmortal, sabiduría y poder presente en cada hombre desde el principio mismo de su creación.  Vivir es pasar sucesivamente los umbrales de ese sendero que conduce a la Luz, aprendiendo a elegir correctamente, aprendiendo a imaginar creativamente los arquetipos que serán la realidad de cada uno.  Por Ley de Causa y Efecto, los aciertos traen alegrías y los errores dolores; cada uno es responsable absoluto de su destino, el cual es modificado a voluntad en la medida en que se profundiza en el Sendero Interno que despierta la consciencia.  Este sendero y sus simbólicos umbrales no son desde luego materiales, pero los resultados de transitarlos son REALES.

Un buzo que deja el lastre, asciende, un globo que lanza sus contrapesos, asciende.  Así sea en el agua, en el aire y también en la vida del hombre, abandonar lastres permite ascender.

Para la mayoría de los seres humanos este proceso es lento, casi imperceptible, y lleva innumerables vidas.  Para unos pocos más esforzados, este proceso puede ser acelerado.

Pero así sea más lentamente o más rápidamente, para cada uno llega el día que habiendo madurado suficientemente, su elevación lo sitúa ante el primer umbral de su consciencia superior en el propio templo interior.

Aquí hay quienes se acobardan y buscan refugio nuevamente en lo mundanal, postergándose para una futura oportunidad.  Algunos pocos, deciden pasar y llaman a la puerta porque sienten el impulso indescriptible de seguir adelante, sus ojos espirituales aún están tapados, pero están acompañados de su Ángel Custodio.

Y un poco nerviosos y otro poco emocionados, tocan a la puerta.  Desde el Interior, una voz sin sonido pregunta: ¿Quién llama?

Apoyados en nuestro Ángel respondemos humildemente: “Un Alma que busca la Luz”.  En un segundo sin tiempo la interna voz pregunta: ¿Por qué has de ser admitido?  En silencio, cada uno debe presentar sus buenas razones que lo hacen merecedor de seguir adelante.

Tú que me escuchas, ¿qué me responderías?

Sabemos que el hecho de encontrarse en esa situación no es casualidad sino causalidad, pero por tu propio bien, es necesario que tengas muy clara la respuesta.

En tu interior aguarda el Venerable Maestro, que no es otro que tu propio Yo Superior, quién te dará una enseñanza. 

En este momento el pasado quedó atrás y sólo importa una cosa, “ser honesto consigo mismo”.  Si estás de acuerdo, sigamos adelante.

Las verdades son energía, y tú también eres energía.  De ahora en más, las viejas palabras tendrán para ti nuevos significados, comprenderás lo que eres y lo que puedes lograr en la vida.  Pero ante todo, sabe que el Amor lo es todo y sobre El nada existe.

Que la energía de esta verdad encuentre correspondencia en la energía que eres tú y libere tus facultades latentes.

El apóstol Pablo, en su carta a los Corintios (13) dice: “Si yo hablase en lenguas humanas y angélicas, y no tengo Amor, vengo a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe.  Y si tuviese profecía y entendiese todos los misterios y toda la ciencia, y si tuviese toda la Fe de tal manera que trasladase los montes y no tengo Amor, nada soy.  El Amor nunca deja de ser...

Con la energía de esta verdad y bajo este principio intentemos vivir una nueva dimensión del ABC del ocultismo, que son la Alegría, la Benevolencia y la Cortesía

En estas virtudes comunes, cuando interviene el Amor, se encuentran las semillas de poderes que ayudarán a soportar las pruebas que indudablemente vendrán.

Max Heindel enseña, que hay una importante conexión espiritual entre el correcto proceder y el desarrollo de los Poderes latentes del Ego, y que los puntos de contacto por donde se relacionan la energía Espiritual con lo físico o material, están centrados en el cuerpo vital de las glándulas endógenas.

Su desarrollo responde al desarrollo de facultades.

Lo que antes pudo ser una simple regla de urbanidad, adicionándole el Amor como sustento, se convierten en los primeros ejercicios ocultistas, en este primer umbral del propio interior.  Utilizaré las primeras 07 letras del abecedario para que nombremos a estos ejercicios y sus resultados.

A.   . . . .Alegría. . . . . . . . .  con Amor aleja el temor.

B.   . . . .Benevolencia . . . . . con Amor se vuelve Poder restaurador.

C.   . . . .Cortesía . . . . . . .  . con Amor es bálsamo para los demás.

D.  . . . .Discernimiento . . . . con Amor enseña el perdón.

E.   .  . . Esfuerzo . . . . .  . . . con Amor da la persistencia en el bien.

F.    . . . Filantropía . . .  . .  . con Amor acrecienta el Alma.

G.  . . . .Generosidad . . . . . . con Amor es Poder liberador.

 

Los beneficios de estos 07 ejercicios, son compatibles con la nota clave de Júpiter, que encuentran correspondencia en las dos glándulas suprarrenales, que al vibrar en armonía hacen que el aprendiz practicante que logra pasar el primer umbral en su interior, se sienta despejado, aliviado y hábil para comprender las leyes cósmicas.  También podrá perfeccionar su cuerpo denso y tener éxito en el plano físico. (Esto es el florecer de las dos primeras rosas).

Suena impresionante ¿verdad? Pero en realidad no lo será sino hasta que con la práctica hayamos asimilado lo que aquí es apenas información.

Para la mayoría de nosotros toma años pasar este primer umbral, pero se logra y hay desde luego los que son más rápidos.

En este momento, sientes en tu interior un anhelo no muy definido, algo así como un hambre Espiritual.  Te pido que prestes mucha atención a esa sensación y lo tomes como un “susurro de Dios”, ya que te ayudará a realizar tus sueños.

Como estamos viendo, el paso por este primer umbral interior, posibilita el adelanto espiritual, pero también requiere acelerar el pago de viejas deudas kármicas, para lo cual nos sobrevienen a veces duras pruebas, que desde luego son soportables,  pues a nadie se le da lo que no pueda aguantar.

En este orden de posibilidades, es bueno que analicemos algunos conceptos.

Es frecuente la mala costumbre de considerar que el dolor, el sufrimiento y hasta la enfermedad, son gratos a los ojos de Dios, y que el éxito o la felicidad o la riqueza, son pecaminosos.  Tal es el paradójico concepto que muchos tienen del “Dios del Amor”.  Si esto fuera verdad, Dios sería el gran tirano del Universo, idea incompatible con su principio mismo, por lo que no es así.  Sin embargo, para muchas personas este concepto es vivido a diario, trayendo a sus vidas influencias nefastas y fracasos o postergamientos en todos los órdenes.

La idea que cada uno tiene de Dios, es reflejo de su propia realidad interior, y esto motiva el mundo y sus acontecimientos en el cual está inmerso y que es lo único que ve.  Este concepto debe ser corregido por cada uno en su interior.  Otro concepto importante debe ser considerado es el hecho de que Dios no está afuera sino dentro de cada ser.  Así, la unificación del nivel de consciencia con lo Superior, deberá buscarse en el interior de cada uno.

Las ceremonias de Iniciación inclusive, no son sino simbologías del proceso de transformación interior, del paso de los umbrales interiores.

Si Dios está en cada uno, hay un creador a disposición en cada persona, que es uno con cada cual.  Así, todos somos Dioses de nuestro mundo personal, lo que significa que nuestras realizaciones o fracasos, se deben a la propia disposición mental y sentimental que adoptamos.  Aunque sea difícil de aceptar al principio, la verdad es que los deseos a realizar dependen de uno mismo.  Esto es ejercer la Voluntad, y la voluntad es poder, es capacidad de elegir entre el sí y el no, es capacidad de crear causas nuevas.

La voluntad ejercida con dignidad y valor desarrollan la Individualidad, poder por cuya consciencia se logra la independencia de la personalidad y de todo lo que muere.

Será muy útil que cada uno posteriormente, meditemos lo antes dicho, porque es corto de decirlo pero largo de realizarlo.

Hay todo un modo de vivir, un modo de ser, un modo de realizar en el cual la disciplina ocultista es indispensable.  Sin embargo la persistencia en este sendero nos pondrá ante un nuevo umbral interior.  El lado etérico de la glándula bazo es sensibilizado, y comienza a abrirse para el hombre una nueva dimensión, donde la práctica traerá la clarividencia (Es el despertar de la tercera rosa).

Con el despertar de la tercera rosa, el Discípulo suele prepararse para la Primera Iniciación, ya que la primera entidad que se presentará se conoce con el nombre de “Guardián del Umbral”, elemental creado por la quinta esencia negativa extraída durante todas las anteriores vidas más la presente, y que buscará ser redimido por su Creador, que desde luego eres tú mismo.

La Filosofía Rosacruz tiene en sus escritos suficiente información sobre este Guardián (Pág. 145 del Velo del Destino; Edit. Kier, año 1.995) y la forma de transmutarlo, a fin de que pueda seguir el sendero en busca de nuevos Umbrales.

La ciencia nos ha mostrado en que forma los átomos de un elemento pueden convertirse en átomos de otro elemento.  Esto nos dice que en el Universo no ha rigidez, sino que todo cambia o es cambiable.  El plomo puede transformarse en oro y la inmortalidad no es un mito sino algo que se puede llegar a comprender.  Pero, quien diga que no puede ser, hará que así sea para él, porque las creencias son decretos en el mundo personal interno de cada uno, que desde luego, se manifiestan en el mundo material exterior.

Cada uno de nosotros tiene el poder de elegir vivir otra historia una vez que haya pasado este umbral.  Aquí el lastre lo constituyen las informaciones y conceptos erróneos grabados en el subconsciente, sobre el cual puede influirse con la nota clave de la repeteción adecuada, hasta que se “escuchen” los verdaderos deseos.

Las ideas que tenemos rigen nuestras realidades y modifican en consecuencia el mundo en que vivimos.

Si para una persona, Dios es cruel o vengativo o castiga duro, su realidad será una vida deprimente y gris.

El libre albedrío del ser humano, le permite la realización de su voluntad como él elija, si bien tiene al gran maestro que es el dolor, para que comprenda las consecuencias de una mala elección cuando han fracasado el razonamiento o el sentido común. 

No olvidaremos sin embargo, que todo está regido por el Amor, todo está derivado del Amor, inclusive la misma Ley de Causas y Efectos.

Mientras generemos malas causas contra el Amor, recibiremos efectos indeseables, lo cual no es venganza Divina, sino la forma que uno mismo eligió para hacerse más sensible, más consciente.

Los efectos del Karma durarán hasta que la deuda sea saldada, dice la Filosofía.  Esto significa simplemente, que durará hasta que amemos más.   Del Karma no se puede escapar porque uno mismo es su propio Señor del Karma, y los castigos que se reciben son tan duros como el propio corazón.  Pero, la felicidad también puede ser tan grande  como es el Amor que reina en cada uno. 

Cuando manejemos cotidianamente y a voluntad estos conceptos, entonces “bajaremos de la cruz”.

Seguramente, todos venimos a cada vida con un cúmulo de predeterminaciones, lo cual es comprobable con la Astrología, pero también es seguro que el “el hombre sabio domina su estrella”.  Cada uno escribe su historia, segundo a segundo, elige el sendero con los atajos a tomar o los caminos largos a aceptar.

Nuestras decisiones cambian nuestras vidas, nuestro camino y nuestro futuro.  No hay un solo plano de existencia sino miles de millones.  La ciencia y la teoría de probabilidades llama a esto “Teoría de los mundos paralelos”.

Según sean nuestras decisiones, la vida nos llevará por un camino diferente.  Si tomamos una mala dirección, el sendero podrá conducirnos a un mundo de pestes y guerras.  Si tomamos la dirección correcta nos encontraremos en un mundo que para nosotros será de abundancia, paz y fraternidad.

Así es realmente el Universo.  El tiempo y el espacio son sólo una forma de percepción de tu propia consciencia, y desde luego hay muchas otras.

El mundo es que uno vive es elección propia.  Cada uno en el suyo.  El tigre en la jungla, el cerdo en el chiquero, el cisne en el lago, el águila en las alturas.  Para unos el mundo es horrible, para otros es hermoso. 

¿Piensas que cierta persona te ama? Tú lo decidiste.  Qué así sea.

¿Piensas que tienes salud, dinero y amor? Qué así sea.

¿Piensas que estas lecciones son falsas y que lo dicho no puede ser? Qué así sea para ti, porque tu eres Dios de tu mundo personal.  Tú decides, en ti están el Ángel y el Tentador demonio.

El Poder o no poder es elección personal. 

Si consciente o inconscientemente rechazas un anhelo por considerarlo imposible, ese no se cumplirá.

¿En otros tiene certeza?, ese sí se cumplirá.  Habrá que ser cuidadosos, porque el que tenga certeza de que la materia obedece su voluntad, vuelve real lo que cree, y más aún, en este umbral en el ya ha aprendido a manejar sus pensamientos como energía.

Si estás de acuerdo, responde en tu interior estas preguntas:

 

¿Dónde vive tu Dios?

¿Quién causa tu sufrimiento o felicidad?

¿Quién eligió el mundo en que vives?

¿Quién proyecta tu futuro?

¿Quién te limita o te alienta?

 

Si tus respuestas fueron: En mí; Yo; Yo, Yo y Yo, ya conoces la piedra filosofal y la fuente de la juventud, tan alabadas por los antiguos  Filósofos, y las rosas ya están floreciendo en tu cruz.

Las respuestas a estas sencillas cinco preguntas, implican aún realizaciones mucho más profundas que irás descubriendo cada vez más por la misma dinámica de su percepción y utilización.

Implican un trabajo de transmutación que tiene su contraparte en el servicio altruista hecho para quien lo necesite, y en la colaboración para mejorar la materia de deseos disponible en el planeta Tierra para que se realice.

Esto es lo que significa la frase “Ser un colaborador del Cristo en la obra del mundo”.

Todo esto, hará vibrar en ti el Amor Universal, que es la nota clave de Venus, y la cuarta rosa habrá de florecer.

El conocimiento se oculta a sí mismo, y nada se puede aprender si no es en el propio templo interior.  Los Maestros e Instructores sólo pueden guiar hasta el umbral, pero únicamente tú puedes pasar.  Por eso, experimenta antes de dudar, porque la duda es una clase de energía negativa que puede velar tu nuevo mundo.

Los estudiantes de la RosaCruz, también pueden integrar la Gran Hermandad Blanca, cuyo objetivo es contribuir a la evolución de la consciencia humana, en este y otros planetas.

Si tal es tu condición, has llegado ante el tercer umbral interior, y Dios es testigo que deseas servir a la humanidad y no ser causa de conflictos, dolores ni odio para nadie.

Dios es testigo, significa que juras en tu interior ser un fiel Discípulo del Maestro Cristo Jesús, quien te encarga el trabajo de sanar, enseñar y bendecir para transmutar.

El silencio, silencio, silencio, somete a tu cuerpo vital, a tu cuerpo de deseos y a tu mente, para que seas Señor de tu Microcosmos.

Es importante mantener la motivación y la persistencia, sin dejarse abatir por los errores que durante el camino se cometen.  Son sólo caídas por el peso de la propia Cruz antes de llegar a la redención.  El Venerable Maestro sabe que aún somos seres de dos mundos, y nos perdona, alentándonos a continuar.

En Éxodo Cap. 20, Vers. 3 & 4 dice: “No tendrás Dioses ajenos ante Mí.  No te harás imagen ni ninguna semejanza de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

Nuestro Dios, que es el Amor, exige fidelidad.  Los umbrales van descubriéndonos la verdad hasta ver que el error que se comete representa a los falsos Dioses.  Esta fidelidad marca la dirección del sendero correcto.  En esto está el poder de realizar para conseguir que el Universo funcione según uno piense y sienta.

Para medir lo lejos o lo cerca que está uno de su Dios Interior, externamente se observa por la capacidad de hacer milagros.  Al principio podrán ser pequeños, como la capacidad de convertir lágrimas en sonrisas, la capacidad de convertir al enemigo en amigo, la capacidad de convertir la escasez en abundancia y así gradualmente.  Y es que aprender a hacer milagros tiene un proceso lógico.  Inicialmente se hacen milagros con los pensamientos, luego ya se aprenden a hacer milagros con los sentimientos, después ya como Auxiliares Invisibles se aprende a hacer milagros en los cuerpos vitales y finalmente los Maestros ya afectan también los cuerpos físicos.

Si nada aún puedes lograr, no has pasado tu primer umbral del sendero interior a donde mora tu Yo Superior, el Dios-Amor.

Pero, amigo mío, si estás entre los que pueden generar, regenerar y crear para el bien, un nuevo umbral se abre y se te ofrece.  Brilla la quinta rosa sobre la cruz de tu cuerpo vital, y has de aprender a desarrollar la razón en armonía con la naturaleza, desarrollar el intelecto para el bien de todos y restaurar los males realizados.

Sabemos que no hay un camino único para todos.  Salvar el mundo significa salvar primeramente tu mundo interior, donde eres el Mesías, donde eres Dios.  Tú decides tu propia salvación y ni el Cristo puede obligarte a andar la buena senda si tu te niegas.

Tu mundo es como son tus ideas, bueno o malo, y tus ideas son como tu corazón.  La vida está llena de oportunidades, llena de tesoros, llena de alegrías al alcance de tu corazón.

Recordemos que siempre es posible obtener lo que se ama, porque para lograrlo se cuenta con la fuerza del Amor, y el Amor es Dios Todopoderoso.

Lo que aceptamos como realidad se vuelve realidad para nosotros. 

En la elección de nuestro destino, el estudio y la práctica de los buenos pensamientos y sentimientos, traen poder de realización.  La fe es creativa, lo sabemos, pero cuidado que el temor también es creativo, porque no es sino una forma negativa de la fe, por lo que debe ser controlado.

Pocos aún comprenden, la enorme libertad creativa de la cual gozamos los hombres.

Por eso, es muy importante, saber exactamente que es lo que se quiere.

Después se darán los pasos en esa dirección, con las relaciones adecuadas, hasta que se vuelva realidad.

Este poder de realizar ya sabiendo claramente lo que se quiere, nos pone ante un nuevo umbral interior, en el que la libertad, el progreso, la clarividencia y el altruismo son notas claves.  Estos procesos aquí necesarios, están muy ligados a la Iniciación, y en términos Rosacruces, corresponden al desarrollo de la sexta rosa sobre la cruz del cuerpo vital.

Quisiera considerar ahora con una alegoría, lo que ocurre en la vida hasta llegar a este umbral:  Imaginemos una gran mansión, con un gran subsuelo lleno de túneles obscuros y bóvedas húmedas.  En los pisos superiores, ya llega algo de luz y el aire comienza a ser más puro, hasta ascender lo suficiente a las habitaciones cálidas donde la luz lo llena todo, se llega después a los portales que conducen a un luminoso jardín, lleno de manantiales, flores, árboles con deliciosos frutos, e infinidad de formas de vida luminosa. 

Imaginemos ahora, como será el mundo de una persona que viva en ese subsuelo y que nunca haya ido a los pisos superiores.  Desde luego, será tenebroso, lúgubre, triste y doloroso.

Pero, si pasara el umbral de la escalera, descubriría nuevos pisos, con nuevas habitaciones más confortables, y en la medida que siguiera trasponiendo umbrales, un nuevo mundo más luminoso se iría abriendo ante él.  Y si ahí decidiera vivir su mundo sería ya muy diferente al que era en el subsuelo, su realidad sería diferente.  Conocería sensaciones y bienestares jamás pensados.  Y si siguiera transponiendo umbrales, llegaría a los maravillosos jardines donde un nuevo mundo se ofrecería para él.

Bien, esta gran mansión, somos nosotros mismos.  Si, cada uno de nosotros que pone su consciencia en algún nivel de su mansión, de la cual la mayoría solamente conoce los subsuelos o una mínima parte de ella.

Cada conocimiento nuevo, equivale a descubrir una nueva habitación, cada paso por un umbral superior equivale a descubrir un nuevo piso completo, y llegar a los jardines es ya conocer a las demás criaturas del universo.

Tú que me escuchas, ya sabes construir huesos, músculos, nervios, rechazar las enfermedades, hacer latir tu corazón, porque tu cuerpo es creación tuya.  El conocimiento para hacerlo está en tus genes.  Pero tú y tus genes son uno.  En apariencia no sabes construir esas cosas, y sin embargo las haces.

El trabajo se efectúa en habitaciones desconocidas de tu propia mansión, aunque tu consciencia de vigilia aún esté perdida en los laberintos del obscuro subsuelo.

Cada uno de nosotros es Dios en acción.

Lo comprenderás mejor cuando llegues a los jardines de tu mansión, y conozcas a sus habitantes de quienes recibirás inspiración y conocimientos.

Ahora, un azul transparente brillará en tu glándula pineal, y podrás tener el Don de la Profesía.  En este momento brilla la séptima rosa sobre la cruz del cuerpo vital.

La consciencia ya despierta, podrá elevarse hasta los mundos del Espíritu Divino, donde moran los Señores de la Individualidad de quienes aprenderás sobre la Voluntad como activador del Poder Creador y el Amor como fuerza de realización.

Así como millones de células forman parte de tu ser, sin que sean conscientes de ello ni de tu existencia, cada uno de nosotros es célula de Dios que se desarrolla hasta llegar a la consciencia de ser uno con El.  Siempre fue así, sólo que se deben pasar muchos umbrales interiores antes de percibirlo.

En todos los niveles de tu mansión se viven realidades diferentes, pero recuerda que lo que aceptes se convertirá en tu mundo personal.

Seguramente en la selva las bestias se devoran unas a otras.  Bueno, al menos tú, no aceptaste ya ser una bestia.

Siempre existirán planos de consciencia más bajos y más elevados, uno elige dónde vivir.  No tratemos de cambiar por la fuerza a las bestias, porque no se puede convertir en vegetariano al tigre.  Es mejor cambiar uno mismo.  Hay quienes aún deben estar en la cruz, y hay quienes ya pueden bajar.  Los caminos de Dios son muchos y extraños.  No se debe impedir la libertad de otros porque esto equivale a caminar contra la dirección de la creación, esto es el pecado, un caminar contra el Amor.

 

La mayoría elige sufrir para aprender, pero hay quienes ya pueden aprender de la felicidad.  Lo que a uno le sucede es lo que uno acepta que le suceda, y es siempre culpa de uno mismo, aunque parezca increíble.

 

Los acontecimientos exteriores en la vida de las personas, son manifestaciones de su vida interior.   Atrevámonos a elegir una bella historia para cada uno de nosotros.  Atrevámonos a cruzar los umbrales interiores de nuestra bella mansión.

 

Queridas Hermanas y Queridos Hermanos:

Que las Rosas Florezcan sobre vuestra Cruz